• English
  • Français
  • Italiano
  • Español
DSC_0480a.JPG
Usted está aquí:Inicio / NEF / NEF 2010 / Noticias en Familia - 14 de septiembre de 2010
01/05/2010

Noticias en Familia - 14 de septiembre de 2010


Sumario

pdf.png
edición PDF 


La palabra del Padre General

nef-100901.jpg

Felices los que tienen el corazón puro

Cuando la Biblia habla del hombre utiliza mucho la palabra corazón, cuyo significado no es el órgano vital que sirve para distribuir la sangre por el cuerpo, ni tampoco la afectividad como se entiende hoy. El corazón es todo el mundo interior de la persona: sus pensamientos, pasiones, deseos, motivaciones y hasta sus decisiones. El corazón es la sede de la personalidad moral (Mt.15,19) (Cat. De Igl. Cat. 2517) Es en el corazón donde se juega la realización o el fracaso de la persona. Es en el corazón donde está lo mejor: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón…(Dt. 6,5)  y lo peor de una persona: No hay nada más retorcido que el corazón del hombre… (Jr.17,9). Es también en su corazón donde la persona puede encontrarse con Dios. Es en el corazón donde están las grandes alegrías y las grandes heridas de la vida. Se trata de una antropología, de una pedagogía y de una sabiduría del corazón
Por eso cada persona tiene que estar muy atenta a su corazón para conocer lo que allí se mueve, para distinguir las mociones, discernirlas y poder decidir lo que hace crecer, progresar en humanidad, autotranscenderse  en el amor y encaminarse a la plenitud de la felicidad para la que ha sido creada. A esto conducen las mociones que orientan a la apertura a Dios y a los demás, al servicio, al don de la vida . Las mociones que buscan siempre proteger el yo cierran sobre uno mismo y conducen a la frustración.
También Jesús, el Verbo Encarnado, tiene un corazón que es recto y puro, que podemos llegar a conocer precisamente por su conducta. Es un corazón manso y humilde, obediente y generoso, misericordioso y servicial. Multiplica los panes y cura a los enfermos porque siente compasión por la situación en que se encuentra la gente (Mt.14,14ss). Alaba al Padre cuando contempla conmovido su amor por los pequeños (Lc.19,21). En vez de complacerse a sí mismo, busca complacer al Padre que lo envió en todo (Mc. 1, 35-39; Jn.6, 15). Cuando toma conciencia de lo difícil de la misión, en vez de escapar, endurece el rostro y se encamina a Jerusalén (Lc. 9,51; Is. 50). En medio del sufrimiento de su pasión, en vez de blasfemar mantiene alta su dignidad de Hijo y de hermano, confiando que el amor del Padre no lo abandona (Lc. 23, 43 y 46) . Tiene la sencillez de dejarse amar por una pecadora (Lc. 37-38) y es capaz de arrodillarse ante sus amigos para lavarles los pies ( Jn 13, 1-17). En vez de vengarse matando, perdona a sus verdugos (Lc. 23, 34). En vez de quitar la vida al pecador, lo acoge, come con él, entrega su vida en la cruz para el perdón de los pecados (Lc. 22, 19-20). La herida de su costado traspasado nos permite ver su corazón vacío de sí mismo, no le queda nada: ha entregado la vida (sangre) al Padre, para que todos tengan vida (agua).
La contemplación de este corazón de Jesús le hace exclamar a San Miguel Garicoits con asombro: ¡Ay modelo mío, qué tranquilo estás, que manera de olvidarte de ti mismo, qué delicadeza de trato, qué exterior y qué interior! Sobre todo, qué Corazón, qué amor, qué mansedumbre, qué paciencia en medio de ese océano de dolor! (DS 48). Pero no se conforma con asombrase y con hablar, quiere que su corazón sea como el de Jesús y lo conseguirá en sus conflictos de Fundador que le tocará vivir: ¡Divino corazón, quieres ser mi corazón! Esa es tu voluntad, ¡Si, sí, que se haga justicia! Viejo corazón, haz sitio al Corazón de Jesús!...ocupa su lugar, Corazón de Jesús, ya no quiero negarte nada. ¡Corta, quema, suscipe! Concédeme poder amarte: eso me basta. (DS ibi.)
Nuestro corazón de discípulos, unido al de Jesús, nuestro Maestro, por la fe, los sacramentos y la práctica de las virtudes cristianas, se va purificando. Deja de ser un corazón de piedra y se hace un corazón de carne (Ez. 36,26). Pasa de ser un corazón viejo a ser un corazón nuevo (Ez. 11,19; Ef. 4, 22-25; Col. 3, 5-11; Gal. 5, 16.26). La purificación del corazón se consigue con la gracia de Dios, pero también llevando a cabo el combate por la pureza que, según el Catecismo, implica: 
- la virtud y el don de la castidad, pues la castidad permite amar con un corazón recto e indiviso; 
- la pureza de intención, que consiste en buscar el fin verdadero del hombre: con una mirada limpia el bautizado se afana por encontrar y realizar en todo la voluntad de Dios (cf Rm 12, 2; Col 1, 10); 
- la pureza de la mirada exterior e interior; mediante la disciplina de los sentidos y la imaginación; mediante el rechazo de toda complacencia en los pensamientos impuros que inclinan a apartarse del camino de los mandamientos divinos: “la vista despierta la pasión de los insensatos” (Sb 15, 5); 
- la oración. (Cat. De Igl. Cat. 2520).

Por eso, desde la catequesis de iniciación cristiana, En la formación inicial para la vida religiosa, sacerdotal o para el matrimonio y durante toda la vida,  hay que empeñarse en la tarea de purificar el corazón, para ir adquiriendo un corazón recto, sin segundas intenciones, que desarrolla toda la humanidad de la persona sin desviarse del fin para el que fue creada. La pureza de corazón es el preámbulo de la visión. Ya desde ahora esta pureza nos concede ver según Dios, recibir al otro como un “prójimo”; nos permite considerar el cuerpo humano, el nuestro y el del prójimo, como un templo del Espíritu Santo, una manifestación de la belleza divina. (Cat. De Igl. Cat. 2519)
El que tiene un corazón purificado consigue actuar siempre de forma coherente. El que descuida la purificación de su corazón y actúa caprichosamente, vive lleno de contradicciones. A éste, a veces, se le escapan conductas que corresponden a segundas intenciones. Y cuando la contradicción se hace patológica hasta se puede llegar a tener una doble vida: para quedar bien se actúa como los demás esperan, cuando no hay que responder al rol que uno se ha dado ante los demás, se actúa para sentirse bien.

Gaspar Fernández Pérez,SCJ


nef-etchecopar.jpgEl Padre Augusto Etchecopar escribe... 
a su hermana Isabel, Hija de la Caridad, 31 de julio de 1865

Querida servidora y esposa de Jesucristo, ves que para un cristiano, no hay pena que no esté seguida de consuelo, como el cuerpo es inseparable de su sombra. ¿Y por qué la pena engendra la alegría en el corazón verdaderamente cristiano? ¡Ah! Es que es una parte de la Cruz de Jesús y por ende el fundamento de la esperanza del Cielo. Qué mayor motivo, mejor fuente de consuelo puede, pues concedernos nuestro Padre celestial que el de enviarnos la Cruz de Jesús, y con ella, si puedo decirlo, un Bono para el cielo y diciéndonos: ven, hijo mío, ven a acompañar a mi hijo al Calvario, ven a ayudarlo a llevar su Cruz, y unirte a ese pequeño rebaño que ha elegido las lágrimas en el tiempo y las alegrías en la Eternidad.


Historia

nef-100902.jpg

Betharram: Nuestra Señora del Calvario (1)

El 14 de septiembre, solemnidad de la Cruz gloriosa, es particularmente celebrada en Betharram. ¿Por qué? Gracias a la reseña histórica del P. Beñat Oyhénart, cuya primera entrega publicamos..

¿Conocen a Hubert Charpentier? Su corazón está en Betharram. ¡Dejó su corazón en Betharram! Con él se inicia la historia, la epopeya del Calvario de Betharram.
La antigüedad del santuario está documentada: desde el s. XI, las cruzadas y la lucha contra los moros y sarracenos o después con la devoción a María predicada por san Fulbert en Chartres (s. XI) o san Bernardo de Clairvaux (s. XII); o también como una etapa del Camino de Santiago de Compostela…“Gatarram”, el antiguo nombre, aparece en un testamento fechado el 6 de junio de 1493…
La primera “leyenda”, la de la imagen de la Virgen descubierta por pastores, la relata Poiré (en 1639) y de Marca (en 1667). Otra versión habla de una estatua encontrada por bueyes escapados de la vigilancia de su boyero; Bernadette Soubirous alude a ella: “Dios se ha servido de mí como se sirvió de los bueyes de Betharram.”
En cuanto al relato de la niña salvada de las aguas, aparece por primera vez en 1835, ¡en una novela! Esta tradición se ha visto favorecida por Juan Sempé, sacerdote, capuchino con el nombre de Padre José, el primero en restaurar el Calvario después de la Revolución francesa. El nombre de “Nuestra Señora de Betharram” pondrá un siglo en reemplazar el de “Nuestra Señora del Calvario” *.
En efecto, en Betharram, un acontecimiento está fechado con seguridad: el levantamiento de la cruz en 1616. De ahí viene la devoción a la Santa Cruz.
Las guerras de religión y el conde Montgommery destruyeron el santuario en 1569. La devoción de la gente del pueblo continúa; en Lestelle, todos permanecen católicos. En Betharram, Mons. Jean de Salettes, obispo de Lescar, restablece el culto en 1615. En julio de 1616, una estatua de la Virgen es entronizada por el arzobispo de Auch, Mons., Léonard de Trappes; y, en la cima de la colina, se levanta una gran cruz.
Dos meses más tarde, en una pendiente vecina, cinco agricultores de Montaut cortan hierba para la cama de sus animales. “Ese día, siendo muy tranquilo, sin ninguna sospecha de tormenta, escuchan de repente un viento impetuoso que soplaba con violencia en la cima de la montaña de Betharram. Esto los obliga a mirar hacia el lugar, en donde vieron con enojo comó la violencia del viento derribaba la cruz por los suelos; y en un pequeño intervalo de tiempo, habiendo cesado el torbellino, vieron la cruz levantarse sola, rodeada de una luz resplandeciente, que formaba sobre su cumbre como una especie de corona…” (relato de de Marca, 1667).
Cuando en esa época la gente de Montaut habla a favor de Lestelle, tenemos que creerlos: ¡el antagonismo entre los dos pueblos es tan grande!
Después de comprobar la verdad de ese milagro, Mons. de Salettes llama a Betharram a Hubert Charpentier – es él – sacerdote originario de la diócesis de Meaux. Él une la devoción de la Cruz a la de Nuestra Señora: desde entonces, en Betharram, se honra a “Nuestra Señora del Calvario” ¿Por qué  esa innovación, - hasta entonces ignorada en otras partes – sino porque la devoción a la Cruz, más que a María, puede unir los fieles que permanecen católicos y los antiguos hugonotes pasados por la Reforma?
Llegado a Betharram en 1621, Charpentier establece una residencia para capellanes y un albergue para peregrinos. A continuación concibe el proyecto de catorce estaciones entre la orilla del Gave y la cima de la colina; traza la “vía dolorosa”; en 1623, en lo alto de la cima, emplaza tres grandes cruces; frente a ellas, empieza a construir la capilla del Sepulcro con dos espacios. En los años siguientes, el calvario recibe nuevas estaciones: Cristo en el Huerto de los olivos, Jesús traicionado por Judas y la corona de espinas.
El obispo de Lescar permite a Charpentier que estén con él seis sacerdotes para compartir sus trabajos. Los bienhechores se manifiestan, generosos: Luis XIII, de visita por el Bearn, financia la construcción de la estación de la coronación de espinas, en recuerdo de san Luis, su antepasado, que había comprado y venerado la Santa Corona**.
Sin embargo, a partir de 1638, Hubert Charpentier es llamado a París: en Suresnes (hoy en la diócesis de Nanterre), construyó el Calvario del Mont-Valérien. La capilla de Betharram, donde descansa su corazón, no se acabará sino más tarde: en 1661.
La obra emprendida prosigue gracias a los capellanes, la “Congregación de los Sacerdotes del Calvario” que fundó. La capilla del sepulcro, terminada en 1639, recibe las confesiones de los peregrinos; éstos tienen el placer de utilizar las “ermitas” dispersas por la colina.
La fama de Betharram es grande, muy grande, en el siglo XVII: “si no es el segundo, es al menos, el tercero más frecuentado del Reino” ***, escribe san Vicente de Paúl el 19 de junio de 1659 en una carta a Don Guillaume Cornuel, sacerdote de la Misión; a uno de los suyos, le confía la posibilidad de establecer una comunidad de su compañía en Betharram****...
Sin embargo, sólo a principios del s. XVIII las capillas del Calvario llegaron a ser ocho; son entonces decoradas con esculturas y pinturas: “sólo les faltaba la palabra”, escribe, en 1788, el historiador Touton. (seguirá)

Beñat Oyhénart,SCJ 

* La primera representación de Nuestra Señora de Betharram en donde aparece un ramo – por cierto bien discreto – es la de Alejandro Renoir en 1845.
** Para ella, así como un trozo de la Santa Cruz y otras diversas reliquias de la Pasión que había adquirido, Luis IX hizo construir la Santa Capilla en la isla de la Ciudad, en París.
*** Las otras dos pueden ser Chartres y Le-Puy-en-Velay.
**** Cinco meses antes, el mismo Vicente de Paúl escribió sus reticencias a ese proyecto al canónigo Cruchette, de Tarbes: “Es verdad que se pensó en nuestra pequeña Compañía para Betharram, y el difunto Sr. Charpentier fue el primero en proponérmelo, hace casi 20 años, pero hasta ahora, Dios no nos ha encontrado dignos de servirlo en este santo lugar…”


TESTIMONIO

nef-100903.jpg

Itinerario de un laico betharramita

A fines de julio, los laicos asociados de Francia festejaron sus 20 años de existencia. Un joven de Costa de Marfil cuenta lo que le condujo a Betharram, y cómo vivió esos días.

Desde el año 2000, como miembro de la Fraternidad Ne Me, bebo en la misma fuente de la espiritualidad betharramita con los religiosos de Adiapodoumé: cada uno recibe su parte de gracia en pos de nuestro Señor Jesús, tratando de ser manso y humilde de corazón como san Miguel Garicoïts y ello dentro de los límites de su posición.
En 2009, después de una tercera tentativa ante el Estado marfileño, consigo una beca para preparar mi tesis de Doctorado universitario en Física en Rouen. Mi investigación se centra en el mejoramiento del diagnóstico por imágenes nucleares del cáncer, para detectar mejor los tumores y asegurar un mejor seguimiento terapéutico de los pacientes.
En ese contexto de trabajo científico a la vez pasionante y lleno de desafíos, descubro poco a poco mi nuevo entorno. Llego a Francia el 16 de noviembre pasando de una temperatura media de 30 grados al clima normando, particularmente rudo, a decir de los nativos, ese año. Para un estudiante inmerso en un medio desconocido, frío y soledad van juntos. Felizmente, descubrí a un verdadero amigo en la persona de un primo de un Padre de Betharram; en él, encontré ese calor familiar que tanto me faltaba.
El espíritu de familia se manifestó a través de la Fraternidad Me voici. Laico betharramita, no podía ais-larme en Rouen, al tener mis pies sobre el suelo del país de san Miguel. Tenía contactos con amigos de Betharram que habían venido de Francia para los 50 años de la Congregación en Costa de Marfil. Gracias a ellos, hice el retiro anual de la Fraternidad, en marzo, cerca de Toulouse. Y tuve la alegría de participar en la fiesta de los 20 años de existencia de la Fraternidad Me voici que se desarrolló los días 24 y 25 de julio de 2010 entre el País Vasco y el Béarn.
Las celebraciones estuvieron marcadas por un rally automobilístico de Cambo a Betharram. Entre los demás laicos y religiosos repartidos en una docena de vehículos, puse mis pasos en los de Miguel Garicoïts. La experiencia fue enriquecedora, y no sólo por la convivencia y la perfecta organización: bajo un sol resplandeciente, pude ver los diversos lugares donde nuestro santo fundador vivió, su pueblo natal, los paisajes de su infancia, los lugares de su ministerio… Finalmente, visité la casa madre donde Dios lo inspiró a fundar la Sociedad del Sagrado Corazón de Jesús.
El rally me permitió comprender mejor a san Miguel, establecer la correspondencia entre sus escritos, su geografía íntima y los orígenes de la Congregación. Sin olvidar el descubrimiento del P. Augusto Etchecopar, su compatriota, confidente y sucesor. Al día siguiente, 25 de julio, los 20 años de la Fraternidad culminaron con la Misa celebrada en el viejo Santuario. Nuestra Señora hizo subir hacia Dios las oraciones y las aspiraciones de toda la familia de Betharram, la familia internacional a la que estoy orgulloso de pertenecer, como laico asociado. Después de la Eucaristía, un almuerzo fraterno puso fin a los festejos.
Lo que más me ha impactado de esta rica experiencia es cómo el Espíritu de Dios ha soplado e sigue soplando en esta región - y es que Lourdes no está lejos. Todo eso me permitió crecer aún más en mi fe y en mi itinerario en pos de Cristo.

Joseph Koutouan Anouan


5 minutos con... el Padre José Gogorza

nef-100905.jpg

En el Capítulo general de 1909, celebrado en España, se pide al Consejo General que compre en Irún un terreno de dos hectáreas que sirva como resi-dencia de la comunidad y también como nuevo apostolicado. Se compró el terreno en Fuenterrabía. El nuevo apostolicado se abre el 7 de octubre de 1910. Hace esto cien años. El P. José Gogorza, hermano mayor de Mons. Ignacio Gogorza, scj, Obispo de Encarnación en Paraguay, ha compartido mucho tiempo de la vida de esta comunidad…

Nef: P. José, ¿Puede contarnos un poco la misión que usted ha vivido en la comunidad de Mendelu (barrio de Ondarribia)?
- 8 años como responsable del apostolicado (con casi un centenar de alumnos); 31 años de párroco; en la época de 1961-70, coincidiendo con la crisis vocacional y ecclesial, el apostolicado se vino abajo lentamente. Es cuando aparece la fundación de Zaragoza. Después fue el turno del colegio de Azpeitia, que sigue funcionando: y de esto el Obispado se hace responsable.

¿Cuáles son los aspectos negativos que le ha tocado vivir en esta misión?
- Personalmente lo más negativo que me ha tocado vivir se remonta a la época en la que tuve el sentimiento de haber sido desaprobado por mis superiores, después de que me hubieran concedido su confianza, y de haber estado dejado... cómo diría... como trapo sucio! Otra cosa que me lastimó fue el proceso de la fundación de Zaragoza. Se perdió una buena ocasión de abrirse a una misión más apostólica. Dos errores cometimos: uno, enviar miembros para la formación más que para una misión apostólica; y otro, que resultó precipitada e improvisada la fundación del escolasticado.

¿Cuáles son los elementos positivos que le han ayudado a desplegar su vocación betharramita?
- En primer lugar señalaría el no haber reducido mi sacerdocio a ser profesor. Y eso que me sentía muy acomplejado, pero, gracias a unos consejos de un gran betharramita me fui abriendo camino. Viendo mi timidez y mi apocamiento, me dijo: “Tú, siempre dispuesto a aceptar lo que te pidan.” Y ¿si me siento incapaz de hacerlo? “Si te piden, es señal de que te ven capaz”. A nivel diocesano, ha desarrollado también otros servicios.

Cuéntenos un poco.
- Al crear la parroquia en Mendelu, tuvimos que tomar contacto con los sacerdotes del archipestazgo. Al mismo tiempo ponernos al día con la pastoral diocesana. Unos años después apareció por aquí el P. Iñaki de Azpiazu, con quien me inicié en Buenos Aires en la pastoral carcelaria. El Sr. Obispo le encomendó fortalecer la pastoral penitenciaria en la diócesis. Aceptó la oferta, pero al no conocer al clero local, pidió al Sr. Obispo que me nombrara a mí como su secretario por haber colaborado juntos en la pastoral penitenciaria. Estuve 18 años en el cargo y al cumplir mis 80 años, pedí relevo al Sr. Obispo y me lo concedió, pero me agregó que le gustaría que siguiera como miembro de la junta directiva de la Pastoral Diocesana.

Usted ha conocido Betharramitas que se han interesado mucho por la presencia de Betharram en Mendelu.
- Siendo apostólico, dos padres me impresionaron por su preocupación e interés por la casa: los Padres Oxíbar y Laulhé. Más tarde, con responsabilidad en Mendelu, señalaría al P. Mirande y al P. Cattaneo que nos instaban a una misión más expansiva. Pienso también en los Provinciales Padres Carrère y Urani, que no escatimaron recursos para las obras.

Ha sido distinguido con la medalla de oro de la ciudad de Hondarribia. ¿Cómo ha sido su inserción en la vida social para ser tan reconocido por la gente?
- La explicación es sencilla. Una propiedad bien situada con unos edificios considerables, terrenos deportivos, arbolado que vivía encerrando un grupo de chavales seminaristas. De golpe, los seminaristas se van y los edificios son utilizados para la enseñanza de los niños del entorno. El pabellón de la capilla se reforma para crear una Parroquia. Un cambio radical bien acogido por el vecindario que saborea los campos de deporte y el arbolado. El ayuntamiento puede así acallar el descontento del barrio, pues ahora disponen de espacios deportivos, espacios de reposo y paseo. Esta apertura al barrio sirvió para que la Parroquia pudiera prontamente empezar con la catequesis, las comuniones, confir-maciones. Los jóvenes quieren hacer algo. Se les cede un local pidiendoles dos actuaciones al año: algo en beneficio del barrio y una actividad de interés parroquial. Así, surgieron las fiestas del barrio, que, en ocasión del día de San Miguel Garicoïts, se realizan todos los años y con una animación popular que nos felicitan los demás barrios. Llevamos 32 años escenificando el Nacimiento de Belén con una movilización multitudinaria: niños, jóvenes, padres, abuelos... Todo explica que el Ayunta-miento se haya acordado de su barrio un tanto rezagado y sin casi vida social haya llegado a un ambiente rebosante de vida. Y concedió la medalla al cura

Desde que se cerró el apostolicado usted ha tratado de que los edificios de la comunidad sean productivos. ¿Qué cosas se han hecho en estos cuarenta años?
- El edificio del apostolicado se arrendó: durante quince años a la Ikastola (escuela primaria); otros 15 años más o menos al Gobierno Vasco para la Formación Profesional (rama sanitaria); estos últimos 9 años, hemos intentado dar una nueva solución.

¿Cual es el futuro de la propiedad de Mendelu justo en el año del Centenario?
- De acuerdo con las autoridades de la Congregación hemos llegado finalmente a un projecto. El Consejo General ha autorizado la venta de una parcela de la propiedad de Mendelu para que se construya una Residencia de Personas Mayores. Y con el producto de esa venta, se hará lo siguiente: primero, adecentar el pabellón de la comunidad de los religiosos con habitaciones e instalaciones adecuadas. Segundo, en el pabellón del apostolicado, irán quince departamentos independientes que se alquilarán a la futura Residencia de Ancianos. Este alquiler ayudará a las necesidades de la comunidad.


nef-10chine.jpg

nef-10chine2es.jpg

8. EL COMUNISMO Y LA MISIÓN DE TALI (diciembre de 1950 - diciembre de 1951)

ppr
Arnaud Pucheu,SCJ

L’Écho de Bétharram
marzo de 1952

Inscripción de los bienes de la Misión y del personal misionero – En febrero de 1951 empezaba la inscripción de los bienes y del personal de la Misión. Estamos a mil leguas de la usanza de la China de ayer: hay que inscribir todo con la meticulosidad que ignoran las policías más puntillosas: para la inscripción del personal, se requieren seis ejemplares en papel de protocolo son requeridos con fotografías adjuntas y un currículum vitae que abarcaba toda la vida de un misionero con una aproximación más o menos de un mes. Este enorme trabajo ha exigido durante dos semanas las plumas rápidas de tres escribientes a razón de doce horas de escritura por día. (…)

Nuevas restricciones en el hábitat y el trabajo misionero – En marzo de 1951, los tres cuartos de los edificios y de los locales de la residencia de Tali fueron ocupados primero para las reuniones populares; luego se transformaron de forma definitiva en local de telégrafos y teléfonos.
El P. Barcelonne, en su rincón perdido de Tchoukhoula, recibía la orden de quedarse tranquilo en su residencia, mientras que a sus cristianos se les prohibía acceder a la iglesia para los oficios del domingo.
En mayo de 1951, a nuestros cuatro Padres de la frontera birmana se les pedía ir a Pap-Shan por razones que juzgaban prudente, aprovechando el cambio de los guardas fronterizos, para pasar a Birmania. El Padre Saint-Guly, de regreso de Rangoon a donde había ido para comprar remedios, llegaba a la frontera china con un visado caducado desde hacía algunos días. Después de dejarlo languidecer durante semanas y después examinar sus equipajes, las autoridades lo expulsaron de China…

La cuestión de las tres autonomías – Desde marzo de 1951, el partido comunista chino lanzaba en los diarios, para todos los cristianos de China, el triple eslogan de la autonomía económica,   misionera y administrativa de los cristianos progresistas. “La Iglesia de China solo para los chinos”, tal era la fórmula propuesta a los católicos. Su carácter netamente cismático fue denunciado claramente desde el principio con folletos difundidos entre los católicos de toda China a través de la Central de la librería católica de Shangai, luego por una carta colectiva de todo el episcopado chino. La policía se apoderó de ella, lanzó una campaña odiosa, “contra los imperialismos camuflados”, detuvo a sacerdotes y a obispos, provocó manifestaciones “espontáneas” de cristianos “patriotas”… A pesar de todo, ningún resultado definitivo. No son más que una ínfima minoría de cristianos con la carpeta judicial llena, rodeados de algunas unidades aterrorizadas del clero local.

Acciones de Documento

« Julio 2022 »
Julio
LuMaMiJuViDo
123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Nef

Nef logo portletNEF, NOTICIAS EN FAMILIA

Nef es el boletín oficial de la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram.
La redacción es responsabilidad del Consejo General.

Para leer la NEF puede consultar la sección correspondiente del portal, que también contiene el archivo de los últimos años.

Aquí abajo, los tres últimos números publicados ...