• English
  • Français
  • Italiano
  • Español
Sessione 3
Usted está aquí:Inicio / NEF / NEF 2010 / Noticias en Familia - 14 de octubre de 2010
01/05/2010

Noticias en Familia - 14 de octubre de 2010

Noticias en Familia - 14 de octubre de 2010

Sumario

pdf.png
format PDF

 

La palabra del Padre general

Vietnam, 08/09/2010

La doble ley del amor y la obediencia

Dios, de quien procede todo bien, pide instrumentos despojados de todo, sobre todo de sí mismos, totalmente abandonados en su corazón a la acción del Espíritu Santo, a la ley de amor y de caridad que tiene costumbre de grabar en ellos y a la gran ley de la obediencia, a ejemplo de nuestros Señor, bajo estos dos aspectos: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido; se anonadó a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte de cruz, que se resume en esta única palabra: Aquí estoy (DS 45).

El lenguaje de San Miguel Garicoits que parece jurídico, en realidad expresa el estilo de vida del religioso del Sagrado Corazón, que está hecho de la coherencia entre la dimensión interior, del corazón, donde el Espíritu Santo infunde la caridad, que es la motivación de todo, y la dimensión exterior, de la conducta, que es imitación de la del mismo Jesús, el Hijo amado, obediente en todo al Padre, a quien busca agradar en todo.
Es la dinámica de la Encarnación que implica despojarse de su rango, arriesgar la vida  para poder ganarla, en vez de protegerla. La dinámica del grano de trigo caído en tierra que  si muere da mucho fruto. La dinámica del buen samaritano que se acerca al apaleado al lado del camino, para aliviarlo y consolarlo en su dolor. La dinámica de Jesús que se inclina y se arrodilla ante sus amigos para lavarles los pies. La dinámica de Getsemani y de la cruz donde Jesús, para que se realice el proyecto salvador del Padre, acepta que fracasen sus proyectos personales. La dinámica pascual y eucarística del pan partido, el vino bendecido, el cuerpo entregado y la sangre derramada
El amor es esa fuerza interior, ese secreto resorte que mueve a los hombres y mujeres a entregar la vida, como Jesús, para poder dar fruto y un fruto que permanezca en la mejor calidad de vida de los hermanos. El amor tiene muchas expresiones porque muchas son las situaciones humanas en que puede manifestarse: servicio, compromiso, entrega, obediencia, respeto, consuelo,… Son las obras de misericordia.
También San Pablo distingue entre la caridad, fuerza interior y las obras en que ésta se manifiesta, que pueden proceder de otras motivaciones que el amor. Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe. Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada. Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada. El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece… (1Cor.13, 1-3ss)
La obediencia es una dimensión externa de ese amor, característica de los Sacerdotes del sagrado Corazón. Es una manera de actuar que manifiesta el amor. Sin amor la obediencia es dependencia inmadura. “Aunque yo obedeciera, y cumpliera todas las reglas, … Si no tengo amor, no soy nada…” Porque el Padre bueno me amó entregando al Hijo querido, que entregó su vida para que yo tenga mejor calidad de vida, yo, imitando al hermano y Maestro Jesús, le entrego todo lo que soy y tengo: Tomad, Señor y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad, todo mi haber y mi poseer, vos me lo disteis, a vos, Señor, lo torno. Disponed a vuestra voluntad. Dadme vuestro amor y gracia, eso me basta. Amén. [Ejercicios Espirituales de San Ignacio]
Es vivir sin tener proyectos propios. Por mi voto de obediencia estoy siempre dispuesto a colaborar en los proyectos que tiene la Congregación para participar en la misión de la Iglesia. Puede ser que a veces tenga la tentación de apropiarme el proyecto que me encomendó la Congregación porque, sin darme cuenta, me apegué a él, perdí la libertad y entré en conflicto con él y también conmigo mismo que me ofrecí a él con total libertad. La Congregación, que contaba con mi obediencia y mi soltura, no puede ser fiel al compromiso contraído con la Iglesia. La misión se reduce al último destino donde he ido haciendo mi lugar, ahora me encuentro muy bien y me resisto a dejarlo. Todo dio un giro en mi vida: me comprometí a vivir para Jesús y su Reino y terminé refiriéndolo todo a mí.  
La obediencia, como obra exterior de un amor, entendido como renuncia  a mí mismo, y entrega a Dios y a los demás, se fundamenta en medios externos y objetivos que me liberan de un amor desencarnado, me permite objetivar mi entrega y me protege del engaño de las ilusiones. Estos medios externos son la Regla de Vida, el  proyecto comunitario vivido con sencillez, el  P. Etchecopar habla de “la vida comunitaria pobre, humilde, crucificada y expresada en la Regla”, y la voz de nuestros superiores, que tienen que garantizar la fidelidad a los compromisos de la Congregación con las Iglesias locales, los proyectos congregacionales y las capacidades de cada uno para servir en los ámbitos concretos en que se manifiesta la vida y la misión de la Congregación, que participa de la vida y de la misión de la Iglesia.
El amor y la obediencia son posibles sólo si uno acepta perderse y morir, como el grano de trigo, como Jesús, porque se tiene confianza en el Dios, Padre bueno y fiel,  que cumple las promesas y es hasta capaz de resucitar a los muertos. Esto quedó en evidencia en la resurrección  de Jesús de Nazaret, el Mesías Crucificado.

Gaspar Fernández Pérez,SCJ


nef-etchecopar.jpgEl Padre Augusto Etchecopar escribe...
a su hermano Máximo, 19 de diciembre de 1886

He hecho una breve parada en Saint-Palais, en octubre último; no había estado desde hacía bastante tiempo… Dos veces, a la caída del sol, fuimos al cementerio, Magdalena y yo, a rezar sobre la tumba de nuestros queridos padres y de nuestros antiguos maestros del Colegio, luego, solo, con el hermano converso que me acompañaba, fui cerca del Colegio, al lado de los plátanos, siempre de pie a la entrada y que me recordaban tantos recuerdos. Hubiera querido sobre todo visitar la capilla, en donde, en 1841, tuve la felicidad de hacer mi Primera Comunión; no me atreví a entrar: tendría que haber llamado al Maestro de primaria que vive en el Colegio con su señora; y quería pasar inadvertido.
Eso es, querido hermano, lo que queda de esos primeros años que hacen todavía y seguirán siendo el encanto de nuestra alma y el puerto de las agitaciones de la vida, sobre todo para nosotros cuyos días, en casa y en el Colegio, estuvieron marcados por el dedo de Dios y las caricias de su amor. Por otro lado, todo pasa, y el tiempo nos arrastra hacia la eternidad… Dios sea bendito por esas etapas, en que nos reconfortamos, para proseguir mejor su carrera y cantar más alegremente por el recuerdo de tantos beneficios: Magnificat anima mea Dominum.


Historia

nef-101002b.jpg

Betharram: Nuestra Señora del Calvario (2)

Sigue y se acaba la investigación histórica del Padre Beñat Oyhénart,SCJ sobre el Camino de la Cruz de Betharram.

La rabia de la Revolución pasa por lo siguiente: el 17 de marzo de 1794, el ciudadano Monestier, enviado de Robespierre, y sus hombres quieren destruir Betharram; impedidos por la muchedumbre de los habitantes de Lestelle, sólo pueden cerrar el santuario mariano, sin demolerlo; se vengan y arrasan el Clavario. Sólo fue preservada la estatua de madera del Cristo de la flagelación, el “Cristo de la columna” que admiramos al fondo de la devota capilla.
Pasada la tormenta, luego después del Concordato de 1801, impulsado por la piedad popular, el Padre José, capuchino, reconstruye el Calvario: lo dota de diez estaciones, precedidas de una representación de la Cena. ¡Actúa con más celo que gusto! La primera finalidad del piadoso religioso es a menudo superada: el peregrino, en vez de quedar impresionado por el realismo de las representaciones, tiene miedo. Sólo algunas pinturas de Butay escapan a la condena general.
Cuando se consigue la unanimidad contra semejante obra y que, sin embargo, la muchedumbre de los fieles acude sin parar, sólo falta reconstruir. Entonces interviene el sacerdote de Salinis, sacerdote famoso y director de un colegio célebre, cerca de París; exclama: “En mi calidad de bearnés, siempre estuve convencido que los Pirineos, es lo que hay de más hermoso en el mundo; y lo que hay, para mí más bello en los Pirineos, es Betharram”. Para la fiesta de la Natividad de la Virgen, el domingo 8 de septiembre de 1839, trae a Betharram al sacerdote Combalot, gran predicador muy conocido en las diócesis de Francia; éste, tan emocionado por la piedad popular como por la fealdad de las estaciones del Calvario, además admirador de la sociedad de sacerdotes que nace en Betharram, promete: “quiero enviarles a un verdadero artista, a un artista cristiano.”
Así, en la primavera de 1840, el sacerdote Miguel Garicoïts recibe a José-Alejandro Renoir. Mons. Lacroix, el obispo de Bayona, estima caro el precio a pagar; pero promete al superior de Betharram terminar el asunto como él lo entiende. El artista se pone en seguida a la obra y, poco a poco, aparecen los bajorrelieves que conocemos:

  • noviembre de 1841: “Jesús en el Huerto de los Olivos”;
  • principio de 1842: “La traición de Judas”;
  • julio de 1842: “Jesús ante Caifás”;
  • marzo de 1843: “La flagelación”;
  • agosto de 1843: “La coronación de espinas”;
  • en 1844: “La condenación de Jesús por Pilato” y “Encuentro de Jesús y de su santa madre”;
  • abril de 1845: “Jesús clavado en la cruz”.

Desde el principio, es un gran éxito: ilustres visitadores y generosos donantes acuden con gran alegría. El diario local, El Memorial de los Pirineos, es muy elogioso.
El 17 de junio de 1845, tormenta en el bello cielo de Pau: el P. Garicoïts anuncia él mismo, por la prensa, su secreto es tener que renunciar momentáneamente a proseguir la obra: la capilla de lo alto de la colina amenaza ruina; la reconstrucción, sobre todo de las últimas estaciones, es demasiado oneroso para la pobre bolsa de Betharram.
A pesar suyo, Renoir deja pues los Pirineos. Para volver luego, piensa. Entre tanto, debe, como artista, visitar Italia, y, como católico, rezar en Roma. Al alejarse, en 1845, deja a la capilla lo que estima su obra de arte: la blanca estatua de la Virgen madre con su divino Hijo sobre sus rodillas, el ramo salvador esbozado en el zócalo… Pero, enfermo, agotado, el escultor se apaga en París, en mayo de 1854, llorado por el Superior de Betharram y sus compañeros.
Sin embargo, en 1845, el Padre Garicoïts hace un pedido a Butay: dos cuadros “para lo alto del Calvario”. Luego, el estado de las finanzas y las necesidades de la joven Congregación imponen una suspensión de los trabajos. Durante unos veinte años.
Cuatro años después de su muerte, los hijos de Miguel Garicoïts – con el Padre Juan Chirou, su sucesor, a la cabeza – retoman la obra y la llevan a su término, tal como la conocemos hoy. En efecto, de 1867 a 1873, se elevan blancas capillas en la cima de la colina: el P. Basilide Bourdenne, con 25 años de edad, es el arquitecto; el Hno. José Pujo, el dibujante; son ayudados por José Delcour, escultor-decorador de Pau.
Además de los bajorrelieves de Renoir, los edificios contienen:

  • una estatua fundida para la sexta estación, la del “ecce homo”;
  • un bajorrelieve de Pietro Luidoni, en la novena estación, el encuentro de Jesús con las mujeres de Jerusalén;
  • un lienzo pegado a la madera, de autor descocido, pero copia de una obra de Daniel Volterre, representando a Jesús descendido de la cruz; es la duodécima estación;
  • un bajorrelieve salido de los talleres Charron, de Poitiers, copia del “descenso a la tumba” de Rafael; décimo cuarta estación.

La décima estación, la crucifixión, se retoma: a partir de 1867, las tres cruces de madera reciben sus personajes de fundición, y dos estatuas de mármol completan el conjunto. Este grupo tiene varios autores: Bouchardon, para el Cristo; Lequesne, para los dos ladrones y San Juan; Huguenin, para María.
La Pietà de la décimo tercera estación, de mármol blanco de Carrara, es del escultor Dumontet y es debida a la generosidad del marqués Armand-Mathieu de Angosse y de su mujer, Marie-Henriette-Cécile de Lambert.
Falta la última estación, la que ha causado interrupción de los trabajos en 1845, la de la resurrección. Hubo que destruirla y volverla a hacer; se hizo en 1869; el Padre Etchecopar exclama: “La capilla de la Resurrección es un pequeño monumento; la fachada es hermosísima. Es la obra de un jesuita, el P. Paillou; lo demás es debido al Padre Basilide Bourdenne.” La estatua del resucitado, que la domina, es obra de Fabisch, al que se le debe la estatua de Nuestra Señora de Lourdes. Dentro, encontramos un lienzo antiguo pegado a la madera, copia de un cuadro de maestro; representa la resurrección, luz surgiendo de la tumba, luz que no se puede apagar, luz que despierta a los dormidos para una vida de amor sin fin.
Todo está en su sitio para la inauguración oficial: el 14 de septiembre de 1873, Mons. François Lacroix viene a bendecir el fruto de tantos trabajos.
Los primeros peregrinos de Massabielle conocen este Calvario: en tren hasta Montaut, acuden a él por miles a finales del s. XIX, antes de que Lourdes construya su Vía crucis.
Hoy, nos toca hacer de todo para ser fieles herederos.

Beñat Oyhénart,SCJ

(1) Esta Cena estaba adosada a la pared, detrás de la fuente actual de San Roque.

(2) Jean-Baptiste Butay nació en Pau, dentro e una familia de pintores, el 10 de diciembre de 1739: compañero de juventud de Bernardita, recibe su apoyo cuando se convierte en Rey de Suecia. Butay muere el 28 de junio de 1853.

(3) Louis-Antoine de Salinis, nacido el 11 de agosto de 1798 en Morlaàs (Pirineos Atlánticos), muere el 30 de enero de 1861. Sacerdote en 1822, forma parte del círculo de los amigos del sacerdote Felicité de Lamenais. Director del colegio de Juilly en los años 30. Obispo de Amiens en 1849, arzobispo de Auch en 1856.

nef-101002d.jpg


Testimonio

nef-101003.jpg

La alegría del servidor

Hno. Francisco Tohonon Cokou fue ordenado sacerdote en Benín, el 27 de agosto pasado. En la víspera de su compromiso, nos ha regalado este testimonio.

Te doy gracias, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas a los a los sabios e inteligentes y se las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así te ha parecido mejor”(Mt 11, 25-26).
Mi alma glorifica al Señor porque ese Dios tan grande, ese buen Padre, me mira… (DS 135)

¡Qué gracia sentirse sin cesar amado, elegido, llamado por el Señor Dios mismo, a ser discípulo! ¡No puedo sino dar gracias al Señor con san Miguel por todo el bien que me ha hecho!
Hace muchos años que camino con la Congregación para descubrir un poco más lo que Dios quiere para mí. Me admiro de lo que he descubierto y lo que descubro aún. Mi formación y todas las experiencias comunitarias y pastorales vividas me han ayudado a abandonarme en la providencia (Cf. DS 67),
Esta actitud me ha permitido entrar en la escuela del Santo de Betharram, permanecer a sus pies para familiarizarme con su carisma y su espiritualidad, contemplar el rostro humano-divino de nuestro Señor. Entrever el proyecto de Dios sobre mí me ha hecho también percibir mis sombras y mis luces, los puntos que tengo que trabajar para estar más disponible a su llamado.
El seguimiento de Cristo, es verdad, no es sin exigencias. Sin embargo, es en la fe y la confianza como he decidido comprometerme en ese camino, pues estoy habitado por esa convicción. Dios me ama y me llama a su misión universal. Quiero, pues, comprometerme en esa aventura amorosa de fe y volver a decir con convicción: “¡Dios todo! ¡Yo nada!” (DS 75). “¡Todo para agradarte, Dios mío! ¡Todas mis acciones contigo!”. Lo creo firmemente: la voluntad de Dios nunca me llevará allí donde su gracia no puede guardarme…
Desde el 23 de marzo de 2010, soy diácono llamado a permanecer en actitud de servicio. Diácono, servidor y responsable del servicio de Dios, ante mis hermanos, y gracias a la acción del Espíritu Santo. La ordenación ha sido para mí una invitación a caminar desde Cristo, a renovar no sólo por un día, sino por siempre, mi Aquí estoy.
Voy a renovar pronto mi seguimiento de Cristo Sacerdote Eterno, tras los pasos de San Miguel y en la familia de Betharram. Con todos los Religiosos Betharramitas, quiero dedicarme a imitar a Jesús anonadado y obediente, aceptando con alegría de ir por todas partes adonde me mandará la Congregación. Quiero ser sacerdote del Sagrado Corazon de Jesus de Betharram, servidor eterno y testigo, servidor y discípulo de Cristo sacerdote eterno.
Consciente del amor de Dios y de mi responsabilidad en ese servicio, me esfuerzo por corregir mis debilidades para responder mejor al llamado de Dios y de los hombres. Y por ahí procurar a los demás la felicidad que experimento yo mismo. Eso pasa en primer lugar por la experiencia del amor de Dios en la vida comunitaria en Dabakala, pues Él hace la “unidad en la perfección (Col 3, 14).
En Él y por Él, llegamos a responder a los diversos desafíos comunitarios y pastorales: consagrarnos totalmente a la evangelización; cooperar a la promoción humana en la medida de nuestras capacidades; compartir la misión confiada a Betharram en la Iglesia. Y eso a través de todo el mundo en donde Cristo necesita ser conocido y amado, en todas partes en donde el pobre no es tratado como un hombre, un hijo de Dios.
Soy sensible a la misión en el dominio de lo social, en particular con los más desfavorecidos, niños de la calle, huérfanos del sida, desnutridos… El sacerdocio que voy a recibir, lo veo como la comunión en donde nadie vive para sí, sino de los demás y para los demás ante Dios. En este año sacerdotal, estoy invitado a hacer de mi vida una diaconía concreta. Con el Cura de Ars, entiendo que la raíz y el término del servicio es el amor: “el sacerdocio es el amor del corazón de Jesús”.

François Tohonon Cokou,SCJ


PROYECTO SOLIDARIO INDIA 2010

Bangalore o Mangalore…? Sí, la gente necesita verdaderamente repetir los dos nombres para no confundirse. Justo el tiempo de hacer surgir una imagen, mencionar un recuerdo. Bangalore, sí… Bangalore, en el interior del país, es el gran centro tecnológico, conocido en todo el mundo por su preciosa mano de obra de informáticos. ¿Mangalore? También, la hermosa casa de las hermanas del Carmelo apostólico y su jardín, al borde del océano Índico, ¿verdad?

Para nosotros, betharramitas, las dos casas son sencillamente los hogares de 32 jóvenes entre 18 y 30 años, caminando despacio tras los pasos de Jesús en compañía de un guía vasco que están conociendo. La espiritualidad betharramita trasladada a la India se ha enraizado estupendamente gracias a la obra silenciosa de religiosos que cuidan – de lejos o de cerca – de esos jóvenes  y gracias a los numerosos bienhechores que, a través de su fidelidad continua, nos permiten asegurar una formación humana e intelectual digna de ese nombre. Por eso saludamos aquí a los amigos de Betharram en Inglaterra.

Al mismo tiempo que el Vicariato de la India prepara escrupulosamente el terreno de la misión ad gentes, la formación permanece su primera preocupación. En ese gran programa de promoción humana, los jóvenes aprenden también, con sus mayores, a afrontar los riesgos de la vida cotidiana. Cuando antes del verano se planteaba el problema de reemplazar por alrededor de 10.000 € la Jeep de María Kripa (en Mangalore), que se había parado después de más de 200.000 km.,… cuando en Bangalore buscábamos la manera de resolver los problemas de transporte para llevar regularmente a los novicios a las sesiones de inter-noviciado, y ello a través de la eventual adquisición de un vehículo (10.000 €)… el pozo de Bangalore se secó.

Golpe duro. Habrá que hacer las provisiones en la red de la ciudad cuyas tarifas son muy costosas,… a menos que se pueda cavar otro pozo. Haría falta para ello una suma de 250.000 rupias (cerca de 4.000 €). Lo cotidiano de la misión, es también administrar los imprevistos y las preocupaciones de todo hogar. ¡Ojalá que un pequeño empujón pueda ayudar a nuestras dos comunidades a hacer frente a lo más urgente!

nef-101010.jpg

Para cualquiera información:bierullo@gmail.com
Para sus donaciones:  BANCO MACRO
TITULAR de la cuenta : IERULLO BRUNO
Nº de Cuenta: CA - PESOS -  477109452998512
CBU: 2850771440094529985128


El 1° capítulo de la Región P. Etchecopar

nef-101012.jpg

Una experiencia del Espíritu

En Passa Quatro del 27 al 30 de septiembre de 2010, tuvo lugar el primer Capítulo de la Región Padre Etchecopar, compuesto por los Vicariatos de Argentina-Uruguay, Brasil y Paraguay.
Reunidos para tres jornadas intensas de trabajo y de reflexión, los 30 participantes al Capítulo (29 miembros y un invitado, el P. Bruno Ierullo, consejero general) afrontaron los siguientes temas: examen de la situación de la Región y de las comunidades; evaluación de la aplicación de las resoluciones de los Capítulos precedentes; estudios de los temas del Capítulo general, propuestos por el Superior general; formulación de propuestas concretas para el Capítulo general de 2011; elección de los diputados de la Región al Capítulo general.
Para ayudar a la reflexión de todos, el Superior regional ha recordado la importancia del documento de Aparecida, así como los textos salidos de las conferencias episcopales de los cuatro países concernidos. Además, ha seleccionado varios mensajes del Superior general, sacados principalmente de “Noticias en Familia”.
El objetivo era claro: según las recomendaciones del P. Agín, se trataba de “ser dóciles a las inspiraciones del Espíritu sin perder de vista la fidelidad creadora a la que han sido llamados como betharramitas de América Latina”.
Esa es la mirada de un delegado de Paraguay sobre este encuentro :

Sin pretender dimensionar de manera exagerada, podemos decir que el 1er. Capítulo Regional P. Augusto Etchecopar ha sido un momento de gracia para todos.
La privilegiada geografía de Passa Quatro fue sede de este evento que tonifica toda nuestra Congregación.
La fraternal hospitalidad del P. Jair y comunidad dio inicio a las hermosas experiencias que hemos vivido al sur de Minas Gerais.
Se notó desde el principio que el Espíritu Santo animaba y acompañaba al grupo. La intensidad del trabajo, la alegría al abordar los grandes y clásicos temas que nos conciernen, la profundidad, seriedad y entusiasmo en el modo de tratarlos son signos de la presencia de Dios entre nosotros.
Nunca dejo de remarcar la calidad humana y religiosa del P. Gustavo, el Regional, quien con tino y delicadeza encuentra caminos de diálogo y espacios de comunión.
Según mi punto de vista, este Capítulo Regional ha significado una primavera para nuestra presencia eficaz en América Latina. Creo que se hace realidad entre nosotros lo que le Cardenal J. Daniélou (teólogo del Concilio Vaticano II) auguraba para los nuevos tiempos de la Iglesia: “Vuelta a las fuentes; contacto con la vida y diálogo con el pensamiento cultural contemporáneo”.

Carlos Escurra,SCJ


La beatificación del Cardenal Newman

nef-101007.jpg

Un acontecimiento inolvidable

Domingo 19 de septiembre de 2010, Benedicto XVI declaró Beato a John Henry Newman. Poco antes, su visita de Estado al Reino Unido, había suscitado sentimientos muy variados. Los católicos británicos temían un boicot popular, tras el ruido mundial suscitado por el escándalo de pedofilia de ciertos sacerdotes y las sospechas de encubrimiento por parte del Vaticano. A la llegada, 55.000 personas estaban presentes en Cofton Park de Birmingham, cuya belleza y serenidad natural apreciaba el cardenal Newman – por otra parte está enterrado a dos pasos del lugar, en Rednal.
El cardenal Newman es una de las mayores figuras religiosas de los dos últimos siglos en Gran Bretaña. Su conversión a los 44 años, del anglicismo al catolicismo, tuvo una gran repercusión en la historia de la Iglesia de Inglaterra. Sus escritos han marcado fuertemente e inspirado a generaciones. Todavía hoy, los fieles siguen cantando himnos compuestos por él, como Guíanos, dulce luz, Alabanza al Santísimo en las alturas… Enseguida, luego de su muerte, ocurrida en 1890, se empezó a hablar de John Henry Newman como de un santo.
Su beatificación, querida por el Papa Benedicto XVI el último día de su visita de Estado, se ha vivido como un acontecimiento excepcional por los católicos, pero también por muchos no católicos de ese país. En lo que me concierne, he tenido la suerte de participar activamente en la ceremonia. Servir al Papa en el altar como diácono ha sido una alegría interior; fue una verdadera felicidad. Para mí, como para mucha gente, será uno de los acontecimientos inolvidables de mi vida. Fue como un sueño que se convirtió en realidad, una experiencia fuerte de oración y de compromiso. Hubiera pasado más tiempo con el Papa: católico desde siempre, el hecho de estar cerca del sucesor de Pedro y de ayudarle en la Misa fue el día más feliz de mi vida. Al término de una vibrante celebración, el Papa, extasiado, agradeció a los servidores del altar y al ceremoniario por haberlo asistido.
A mi parecer, a causa de mal entendidos sobre hechos anteriores a su ascenso al pontificado, la gente se hace una idea falsa de Benedicto XVI. Pero después de encontrarlo y codearme con él, lo he percibido como alguien dulce y atrayente. Cualquiera que le haya tendido la mano ha experimentado su afabilidad. Por eso, estoy convencido que su mala imagen va a cambiar con el tiempo. Durante su estadía en Inglaterra, el Papa ha sido una fuente de inspiración para muchos. Que lo permanezca en el futuro, es mi humilde oración al Señor.

Wilfried Perepadan,SCJ

nef-101008.jpg


5 minutos con... el grupo de oración de los Miracoli

nef-101014.jpg

Todos los martes, en la Iglesia de los Miracoli (Santa María de los Milagros), en Roma, Francisca, Claudio, Daniel y sus amigos se encuentran para rezar juntos. Les hemos hecho algunas preguntas.

Nef: ¿Cómo nació el grupo?
– Todo empezó a partir del encuentro con un sacerdote de Isemia (sur de Italia), el P. Roberto Basilico. El verano de 2004, después de participar en un campamento de evangelización de la comunidad “El Almendro”, despertó en nosotros el deseo de rezar juntos cada semana. Al principio, éramos un puñado: Claudio, Francisca, Jorgelina, Amada, Ángela y Lea. Fuimos a ver a nuestro sacerdote de la periferia de Roma, Mons. Adriano Furgoni, para pedirle su consentimiento. Puso a nuestra disposición la capilla de San Ignacio de Loyola en la zona de la Storta, el martes por la tarde. Con el tiempo, otras personas se añadieron al grupo; cuando alcanzamos los 50 participantes, la capilla se convirtió en demasiado pequeña, y nos fuimos mejor contenidos, siempre en la Storta, pero en la catedral de los Santos Corazones de Jesús y María. Después del derrumbe de la cúpula en noviembre de 2009, encontramos al P. Mario Giussani que nos ha recibido, con su comunidad, en la iglesia de la plaza del Popolo.

¿Cuáles son los puntos fuertes de vuestro itinerario?
– La Compañía de los amigos de Jesús, José y María se inscribe en el marco espiritual del Movimiento Carismático Católico; vive en la Iglesia, Cuerpo de Cristo, en total obediencia al Magisterio; recibe la fuerza del Espíritu Santo; dirige su corazón hacia la figura materna de la Virgen María, Estrella de la nueva evangelización; finalmente, reconoce, en la oración, la fuente de su comunión y la energía de la evangelización.
A través de esta experiencia, hemos comprendido la importancia de la vida sacramental; redescubrimos cada vez más el valor del bautismo que nos hizo entrar en la familia de Dios; vivimos la celebración eucarística, fuente y culmen de nuestra vida cristiana, que nos ayuda a asumir las responsabilidades ligadas al sacramento de la confirmación; a través del sacramento de la reconciliación, recibimos al Espíritu Santo en nuestros corazones como una zarza ardiente, una fuente íntima de alegría de sentirse perdonados y ser instrumento de perdón. Además, transmitiendo el Amor de Dios a través del sacramento del matrimonio, nuestra familia se convierte en una pequeña Iglesia, a imagen y semejanza de la Sagrada Familia.
Todo eso ha madurado y crecido gracias a la experiencia constante de la oración de alabanza, oración en común vivida en Iglesia, presidida por sacerdotes y compartida con los laicos. De esta manera, la oración de alabanza renueva poderosamente nuestra vida cristiana, nos invita constantemente a la conversión del corazón, es el fuego que alimenta nuestro “deseo de renacer cada día a la Palabra”.

Desde que se codean con betharramitas, ¿qué aprecian en ellos?
– De acuerdo con la intuición de Juan Pablo II en su carta apostólica Tertio millennio inneunte, la misión evangelizadora a la que son llamados todos los fieles laicos, nos ha empujado a vivir esta experiencia, expresando nuestra fe y nuestro carisma en el seno de la Iglesia.
Agradecemos al “Señor de la Historia” que nos haya hecho conocer al P. Mario Giussani; abriéndonos las puertas de la iglesia de los Miracoli, nos ha aceptado con delicadeza, respeto y hospitalidad paternal. Esas cualidades, las hemos percibido con el tiempo en todos los Padres de Betharram. Lo que más apreciamos es la confianza que nos tienen para acompañar, con ellos, – y cada uno según su carisma y su ministerio – a otros hermanos y hermanas en la fe.
Todos los sacerdotes de la comunidad de Betharram han tenido su parte en el servicio del grupo de oración: el P. Enrico Frigerio para las confesiones y sus exhortaciones a los fieles para participar en los sacramentos; el P. Angelo Riva en sus preciosos consejos; el P. General, el P. Gaspar Fernández, en su sostenimiento moral y espiritual, su mirada vigilante y atenta sobre las personas y los dinamismos del grupo; el P. Mario, como pastor de nuestra comunidad, que cuida con gran amor de sus hijos y los acompaña en el camino a través de su formación en la Palabra de Dios, y con su presencia en las reuniones de oración de los martes y en los retiros espirituales del grupo.

Además de las reuniones de oración, ¿tienen otros proyectos?
– Un proyecto va haciéndose día a día a través de los encuentros, la oración continua y asidua: como signo tangible de la caridad en actos, crear un hogar “San José”. Se trataría de una estructura de acogida para los niños que no tienen familia o están alejados. El proyecto está siendo llevado por la familia responsable del grupo de oración; se comprometería a ello de forma total permanente, con el apoyo y la colaboración de otros miembros de la comunidad. Desde ya, éstos se comprometen en la preparación y la puesta a punto del hogar.

nef-101015.jpg


nef-10chine.jpg

nef-10chine2es.jpg

9. El COMUNISMO Y LA MISIÓN DE TALI (diciembre de 1950-diciembre de 1951)

por
Arnaud Pucheu,SCJ

L’Écho de Bétharram
marzo de1952

En Tali, el movimiento habría podido pasar inaadvertido, de no ser por la intervención todopoderosa de la policía. Ésta pronto descubrió entre los cristianos a dos individuos pasibles de los tribunales y de la prisión. El mercado concluyó en seguida: “Ataquen a esos extranjeros imperialistas y los dejaremos tranquilos”.
El celo de los nuevos convertidos al patriotismo tuvo poco éxito; los cristianos se cerraban alrededor del señor Obispo y seguían dócilmente las directivas de su catequista, sinceramente unido a nosotros. “Pocos mártires hubo en China hasta ahora; va a haber ahora y yo seré uno de ellos”, tal es su declaración hecha a uno de nuestros jóvenes misioneros.
Gracias a esta calma, hemos podido celebrar dignamente las grandes fiestas litúrgicas: Pascua y la Asunción tuvieron su “Pontifical” celebrado en medio de la afluencia y el entusiasmo de los cristianos. Era un crepúsculo.
Venida del emisario gubernamental - Las cosas no andarían según los deseos del gobierno. En los primeros días de septiembre nos llegaba a Tali un emisario del gobierno, debidamente formado en los métodos comunistas de ahogamiento y de aislamiento. Realiza en las dos residencias visitas minuciosas; y sólo encuentra como sospechoso un cuaderno de alumno, olvidado al fondo de una caja por un alumno ausente desde hace dos años. Mons. Lacoste, a pesar de las recriminaciones, se tiene que hacer responsable, pues, se le dice, “¿si se hubiera escondido una bomba atómica en la caja, no sería responsable?”
Se le prohíbe a Monseñor celebrar la misa el domingo para los cristianos antes de hacer las pesquisas requeridas. Todos los viernes, tiene que presentar personalmente a la policía la lista de los cristianos que asistirán el domingo a la misa, con su edad, su situación social y su domicilio… La lista presentada el viernes, el permiso tiene que pedirlo el sábado personalmente Monseñor. Llegado el domingo, si alguien falta o está de más en la asistencia inscrita en la lista, el oficio no se puede realizar. - ¿Qué hacer? Después de consultar a los cristianos y exhortarlos a la fidelidad a sus deberes religiosos, Monseñor se decidía a aceptar la medida; más vale asegurar a los cristianos hasta el final lo esencial del culto. Esta medida odiosa tuvo el resultado esperado, provocar la regularidad a los oficios: sólo hubo que suprimir la misa una vez o dos por causa de ausencia…
La libertad de movimientos se redujo también a su más simple expresión: prohibición en adelante a los Padres de circular por la ciudad fuera de la calle que une la residencia de los Padres a las de las Hermanas; prohibición a Monseñor de conversar con los cristianos de afuera sin la autorización de la policía.
En Pinkio, la capilla es invadida por bandidos que echan al suelo la Cruz. En Pao-Shan, desfila por la calle la procesión de los cristianos progresistas: cuatro o cinco líderes hacían caminar al paso a los demás cristianos, que no entendían nada de la manifestación.

Acciones de Documento

« Agosto 2022 »
Agosto
LuMaMiJuViDo
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Nef

Nef logo portletNEF, NOTICIAS EN FAMILIA

Nef es el boletín oficial de la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram.
La redacción es responsabilidad del Consejo General.

Para leer la NEF puede consultar la sección correspondiente del portal, que también contiene el archivo de los últimos años.

Aquí abajo, los tres últimos números publicados ...