• English
  • Français
  • Italiano
  • Español
Inghilterra 1
Usted está aquí:Inicio / NEF / NEF 2012 / Noticias en Familia - 14 de enero de 2012
13/01/2012

Noticias en Familia - 14 de enero de 2012

Sumario

pdf.pngformat PDF 


  

La palabra del Padre general

nef1201-01.jpg

SALDRÁ UNA RAMA DEL TRONCO DE JESÉ... (Is. 11,1)

Acabo de vivir dos meses en Inglaterra. He palpado de cerca la realidad de Betharram allí. Son 12 religiosos: 6 sacerdotes y 6 hermanos. Tres sacerdotes tienen más de 80 años, otros dos tienen 76 y 61 y una salud delicada, queda el P. Austin con 61 años, a quien  hemos tenido que seguir pidiendo que sea Superior de la Región Beata Miriam.

Viven con sencillez y fidelidad su vocación y todos trabajan mucho. Tienen la responsabilidad de seis parroquias, tres hermanos trabajan además como capellanes en colegios, otro hermano hace un gran trabajo de animación misionera y otros dos se consagran a los servicios de la comunidad. Se entenderá que después de mucho esperar hayamos nombrado Vicario de Inglaterra al P. Wilfred Perepadán, recién ordenado, que era uno de los tres indios que hicieron la teología en Inglaterra.
La fragilidad está en el número pero no en la vida espiritual, comunitaria, de consagración y de misión, que es mucha.. Han ayudado mucho a las misiones de la India y de Tailandia y empiezan a recoger los primeros frutos: Los padres Monkong y Wilfred vienen a participar de la vida y de la misión tan ricas de este Vicariato. Los Betharramitas ingleses tienen claro que en muy breve tiempo podrán ocuparse sólo de tres parroquias y que lo importante es constituir al menos dos o tres comunidades: la de Olton, la de Great Barr,…
Pero lo mejor me lo contaba el P. Austin: van a poder formar un grupo de espiritualidad betharramita para profundizar el carisma y proponerlo a otros laicos y jóvenes. Este grupo lo formaría el P. Austin, los hermanos Gerard y Andrew, y los dos religiosos-sacerdotes que se incorporarán a la vida de este vicariato. La “pastoral de la propuesta” adulta es la de los nuevos tiempos, la de la nueva evangelización. Es la que usa Jesús con sus apóstoles. No conocemos bien, pero seguro que nuestro padre san Miguel Garicoits habrá ido hablando con cada uno de los primeros compañeros de su experiencia carismática y los habrá entusiasmado para dejarlo todo, hasta la parroquia, para unirse a su proyecto. Es la propuesta para transmitir la fe y el carisma.
La espiritualidad del adviento me regaló la alegre contemplación de  la belleza del retoño, con su yema tierna, blanca, llena de vida, que anuncia futuro en una realidad tan reducida en número (Is. 11, 1). Y el de Inglaterra no es el único retoño, hay otros llenos de energía en Argentina, Brasil, Paraguay, Francia, Italia, Tierra Santa y Africa Central, sin olvidar las ramas jóvenes, también con brotes llenos de vida de Costa de Marfil, Tailandia, India.
Pienso que todo se juega en el amor que tengamos por el carisma que nos dejó San Miguel Garicoits y por el amor que tengamos por los jóvenes. Es ese amor el que nos dará fervor para proponer  el carisma a los jóvenes como un camino de felicidad porque así lo es para nosotros. Para eso necesitamos superar las resistencias ambientales: los jóvenes saben muy bien lo que tienen que hacer con su vida, no se puede condicionar la libertad de opción de un joven, no se puede andar a la pesca de personas para seguir manteniendo nuestras obras, ¿cómo vas proponer hoy la virginidad a un joven? ¿Para qué complicarnos en un conflicto con la familia de un joven que quiera hacer parte de nuestra familia? Estas falsas razones nos quitan fervor, nos causan cansancio, desilusión, acomodación al ambiente, desinterés y sobre todo falta de alegría y esperanza.
Como decía Paulo VI en el nº 80 de Evangelii Nuntiandi a propósito de la evangelización, se trata de un derecho nuestro proponer y de un derecho del joven que se le proponga Jesucristo desde la perspectiva del carisma. No hacerlo es una grave omisión y además es privar al joven de una opción de vida seria con la que contar a la hora de hacer su elección de estado. Y Paulo VI da tres motivos fundamentales para hacer esta propuesta:
Proponer a esa conciencia la verdad evangélica y la salvación ofrecida por Jesucristo, con plena claridad y con absoluto respeto hacia las opciones libres que luego pueda hacer, lejos de ser un atentado contra la libertad religiosa, es un homenaje a esta libertad.
O, ¿puede ser un crimen contra la libertad ajena proclamar con alegría la Buena Nueva conocida gracias a la misericordia del Señor? (132), cuando si su Hijo ha venido al mundo ha sido precisamente para revelarnos (la), mediante su palabra y su vida.
O, ¿por qué únicamente la mentira y el error, la degradación y la pornografía han de tener derecho a ser propuestas y, por desgracia, incluso impuestas con frecuencia por una propaganda destructiva difundida mediante los medios de comunicación social, por la tolerancia legal, por el miedo de los buenos y la audacia de los malos?
Los retoños pletóricos de vida que hay en todos nuestros Vicariatos tienen que hacer un examen de conciencia a partir de este nº 80 de Evangelii Nuntiandi. Valorando y amando lo que son y lo que viven tienen que  recuperar el fervor espiritual, la dulce y confortadora alegría de proponer a otros el estilo de vida que a nosotros nos hace felices. Esos retoños son hoy para nosotros esas pequeñas señales de la Providencia que tenemos que saber ver, apoyar y desarrollar, como los Magos que fueron siguiendo la estrella de Belén hasta que se detuvo ante la casa donde estaba el Niño; así pudieron encontrar la roca, que es Jesucristo y encontrar en la roca para construir sus vidas. (DS 184)

Gaspar Fernandez, SCJ

 

nef1201-02.jpg

 


Con motivo del 150 aniversario de la muerte de San Miguel Garicoïts, proponemos algunos párrafos de escritos inéditos. Pensamos que nos pueden ayudar a prepararnos para vivir de la mejor manera posible esta cita profundizando la spiritualidad del nostro Padre Fundador...

 


 

smichel.jpgSaint Miguel Garicoits escribe... 

Consideren el equilibrio de nuestras reglas. Casi todas, a excepción de los votos, tienen que ser observadas incluso para los seglares; sí, los seglares tienen que observar nuetrras reglas a su manera, por lo menos a título de agradecimiento por los muchos beneficios que recibieron de N.S.J.C. y a título de servicio. ¿No es todavía más justo que nosotros las observemos, nosotros que nos hemos comprometidos y estamos llamados a una mayor perfección?

 

 


 

 

Testimonio

nef1201-03.jpg

¡LOS APRECIO MUCHO!

Homilía de S. E. Mons. Francisco Cacucci, Arzobispo de Bari-Bitonto en  la S. Misa de despedida de la comunidad betrharramita de Bitonto, del 30 de octubre de 2011.

Esta tarde me gustaría sentir, imaginar estas palabras de san Pablo y percibir cómo resuenan en el corazón del P. Natale, del P. Simone, del P. Graziano y del P. Aldo...
Hace 23 años que llegaron a nuestra iglesia local. Si San Pablo le dice a la comunidad “Son muy queridos para mí” (1 Ts 2,8), todos nosotros también podemos decir que ustedes son muy queridos para nosotros. A lo mejor, las palabras no lo dicen todo, pero la presencia de tantos hermanos en el sacerdocio son un signo; este pueblo de Dios reunido es otro testimonio de afecto y de agradecimiento que todos queremos manifestar.
Las palabras, repito, probablemente no serán las adecuadas, pero damos gracias al Señor por ustedes, porque nos pareció que el carisma, ese don del Espiritu que su Congregación recibió a través de San Miguel Garicoits, es decir el de estar al servicio de la Iglesia local y en obediencia a sus pastores, a los obispos, es lo que hemos experimentado de manera más que ejemplar en estos 23 años.
Tal vez nosotros, queridos hermanos sacerdotes, necesitamos de los religiosos para comprender mejor lo que significa la fidelidad al Señor y a la Iglesia local y, en la Iglesia local, la capacidad de vivir con referencia al Obispo como principio visible de unidad, como dice el Concilio. Esta referencia al obispo expresa todas las notas de la Igleisa, particularmente la apostolicidad que hoy experimentamos, auque con sufrimiento. Porque les puedo asegurar que el sufrimiento de la separación no está relacionada sólo con el sentimiento del Obispo, sino tambi´`en con el de muchos sacerdotes.
No se imaginan cuantos sacerdotes en este periodo, desde cuando anuncié su compromiso en otras partes, manifestaron haber sido edificados por ustedes, en estos años. (...)
Y ahora, precisamente porque sabemos que somos una única Iglesia, consideramos el bien de todas las Iglesias que necesitan tener un respiro universal.
Es por eso que cada obispo tiene que tener la solicitud de todas las iglesias y por lo tanto, como les pasa a ustedes, queridos, en los momentos de transición, de las pascuas que viven en el sucederse de los párrocos y de los pastores, también nosotros nos damos cuenta cuando somo favorecidos, en la experiencia presbiteral entre sacerdotes diocesanos y religiosos, por este aliento que es lo contrario de todo particularismo.
Lo que ustedes hicieron fue de ayuda para nuestra iglesia local al comprender mejor que no hay una sola parroquia, que no existe sólo la preocupación por un  ministerio, sino que tenemos que sentirnos como una única iglesia caminante y asumir que es un camino fecundo el que la ciudad de Bitonto hizo. El camino, queridos hermanos y hermanas, que están haciendo, es un camino bendecido por el Señor porque es un camino de Iglesia. Es por eso que esta tarde tenemos que sentirnos edificados por este lindísimo testimonio; tienen que sentirse edificados, también ustedes, sacerdotes y religiosos, porque evidentemente es importante que los buenos ejemplos digan que es posible vivir una auténtica fidelidad a la Iglesia universal.
Estos hermanos nuestros nos dejan fisicamente, pero no con el corazón, porque hay más necesidad en otra parte. Y bien; aunque con sufrimiento, ésta es su misión.
Y esta apertura a toda la Iglesia, esta apertura a las necesidades de los hermanos tiene que acompañarnos siempre, aún cuando eso puede crear algunos problemas, problemas de personas y de estructuras. Por eso, una vez más, les decimos muchas gracias. Que el Señor los bendiga y les ayude a que vivan siempre su sacerdocio con ese entusiasmo que testimoniaron al vivir en comunión.

Mgr Francesco Cacucci

 


 

Testimonio

nef1201-04.jpg

APUNTES SUELTOS DE UN LAICO BETHARRAMITA

Uno de los miembros fundadores de la Fraternidad Me Voici hace 20 años (Francia), Benoît Loze, nos confió con toda sencillez estas notas tomadas en uno de los retiros espirituales organizados cada año por la Fraternidad.
A través de algunas palabras claves y algunas impresiones personales, nos entrega este itinerario interior que le permite captar cada vez mejor y profundizar la espiritualidad de la que se siente parte.

Un buen retiro, guiado por Jacky, con 23 participantes, 5 de los cuales jóvenes de Pibrac, que vinieron sólo para el primer día, porque tenían compromisos en la parroquia con una jornada diocesana el domingo.
Fue una pausa espiritual densa y gozosa, con la alegría de reencontrar al P. Jacky, de estar bien en fraternidad y de descubrimientos por las 4 enseñanzas, en el marco de una misa de apertura, el sábado y después la de la Trasfiguración y con la Plegaria Eucarístiva IV (4ª enseñanza).
Un primer momento, a partir de los 4 calificativos del preámbulo de la carta, en la cual decir “Aquí estoy” es un acto:
-HUMANO, hombre en todo, solidario con toda la humanidad, obediente y generoso, liberado para Dios, que vive en la humildad, en el Soplo y en su lugar de co-creador.
-CONSCIENTE, con una mirada esclarecida, una inteligencia del corazón, para recibir lo que viene, una cosciencia recta (acercarse al Justo), gracias a la luz que hay que buscar, con lucidez y “bien dispuesto”.
-DELIBERADO, para dejar que el deseo profundo se exprese en la vida.
-y FILIAL. Como un hijo recibe todo de su padre y lo acepta, lo acoge, ser hijo de Dios es entrar en la Salvación. Lo sabemos por el Hijo y somos salvados como el hijo pródigo, si dejamos que se abran los “oídos de nuestro corazón”.
La segunda enseñanza, a partir del Salmo 39. La tercera sobre la oración.
“el corazón a corazón. La alianza en la sangre de Cristo, es física. La oración es la garantía de ese corazón… Mi vida asume su dimensión completa… ¿Cómo voy a encontrar mi deseo profundo, de acuerdo con Él, en transfusión con el Deseo de Dios? ¿Cómo voy a descubrir el deseo de Dios para conmigo? Ese deseo de amar…”
Mis impresiones:
Cómo, al ritmo de mi respiración (por el Soplo), iluminado por ese Dios presente en lo más profundo de mi corazón, voy a reconocer ese deseo profundo que anima a todo hombre, mantenido por esa “fermentación incesante” del Espíritu.
Entonces, voy a abrir, entrever y profundizar esa relación única, de corazón a corazón, dejarme trabajar para configurarme con Cristo.
Entonces, día tras día, por etapas, voy a entrar en esa oración del Ecce Venio. Oración que se hace parte de mi ser, en una unidad de vida que crece, inspirada, presente en todos mis actos; es una marcha irresistible hacia el “siempre adelante”. Qué vértigo, qué fuego interior que hay que alimentar permanentemente a pesar de las caídas, y de mis debilidades.
Entonces, como en  los textos de la misa de este día, “haz que encontremos en tu Palabra el alimento que nuestra fe necesita, y tendremos la mirada suficientemente pura como para discernir tu gloria”.
Entonces voy a participar del designio de Dios, como Abraham que respondió: “Aquí estoy” (dos veces) y “permitió” que “todas las naciones de la tierra se enviaran unas a otras la bendición de Dios y la salvación de la muchedumbre”.
“Dios no negó a su hijo y lo entregó por todos nosotros”. Y yo, ¿cómo voy a entregarme a ese Amor que me llama, para la gloria de Dios y la salvación de la muchedumbre”?

Benoît Loze, Fraternité Me Voici

 



5 minutos con...

el Padre Guido

nef1201-05.jpg
   

El P. Guido García es argentino, fue ordenado sacerdote en 2009. Desde su ordenación diaconal ha vivido en la comunidad misionera de Nueva Esperanza. Desde el pasado septiembre es el  Superior de Adrogué y el Maestro de novicios de la Región Etchecopar. Algunos piensan que es muy joven para esta responsabilidad, recordemos que   el P. Garicoits nombro al P. Etchecopar Maestro de novicios cuando tenía 27 años.

NEF: ¿Lo primero que le interesa a nuestros lectores es saber cómo nació tu vocación y cómo te decidiste por Betharram?
- Soy exalumno del Colegio San José de Buenos Aires; allí conocí, desde pequeño, la vida de San Miguel y a los religiosos de Betharram. En el colegio participaba de la Ju.Be. (Juventud Betharramita), donde buscábamos pro-fundizar nuestra experiencia de fe desde nuestra realidad juvenil. Asimismo, terminando el colegio secundario comencé a participar de las misiones de verano que la antigua provincia del Río de la Plata llevaba adelante en Catamarca, en el norte de nuestro país. El compartir la vida y la fe con los pobres durante las misiones me llevaba a hacerme esta pregunta: “¿y si dedicas toda tu vida a anunciar a Jesús?”. De a poco, fue resonando con más intensidad el llamado a la vida consagrada y a la misión. Finalmente, cuando estudiaba en la Universidad, luego de haber comenzado un proceso de acompañamiento con el P. Agín, pedí el ingreso al Postulantado.

¿Puedes contarnos cuáles ha sido las experiencias más importantes que has vivido en la comunidad misionera de Nueva Esperanza? 
- El paso por Nueva Esperanza ha sido un verdadero tiempo de gracia para mí. Pude estrenar mi ministerio viviendo en una comunidad inserta entre los pobres, en un lugar recóndito de nuestra geografía. Sin lugar a dudas, la experiencia más significativa ha sido el poder tomar contacto como comunidad con los graves problemas sociales que viven los campesinos del lugar. De hecho, desde el boom de la producción de soja, muchos campesinos son despojados de sus tierras por quienes se dedican a los agro-negocios, y son obligados a emigrar a los centros urbanos. El gobierno hace oídos sordos ante tal situación. Algunos campesinos, sin embargo, se organizan y buscan resistir a los atropellos. En medio de esta realidad, nuestra comunidad busca acompañar a los campesinos en sus reclamos.

¿Qué significó para un latinoamericano como tú, participar durante algunos meses de la vida de la misión betharramita en Tailandia antes de tus votos perpetuos? 
- Es una experiencia inolvidable, que guardo en el corazón. Pude conocer de cerca la gran obra misionera betharramita en esas queridas tierras tailandesas. Fue un tiempo propicio para profundizar en mi opción por la vida religiosa betharramita. Estoy muy agradecido a los religiosos de Tailandia que me han acogido y me han hecho sentir como uno más de ellos, especialmente los padres Pensa -en Ban Pong- y Chan -en Sampran-. Tuve la oportunidad, asimismo, de conocer al P. Lanusse ya en el ocaso de su vida. Me impresionó su decisión –como la de tantos otros- de terminar sus días en tierra de misión. Lo mismo que el P. Rodríguez, con quien tuve la oportunidad de aprender mucho sobre la misión ¡y en mi propia lengua!

¿Cómo vives la doble responsabilidad que los superiores te han encomendado, sólo dos años después de tu ordenación? 
- Realmente, siento que es un poco prematuro para mí llevar adelante esa doble responsabilidad. Confío en lo que el P. Gustavo me dijo: “El Señor te va a dar la gracia para llevar adelante este trabajo”. Por lo pronto, veo que tengo mucho que aprender.

Estás acabando ya el curso de formadores. ¿Puedes contarnos en qué consiste? 
- Algunos exalumnos del Instituto de Psicología de la Universidad Gregoriana decidieron abrir una escuela para formadores de la vida religiosa, siguiendo las orientaciones de dicho instituto. Se trata de ofrecer a los formadores herramientas desde el campo de la espiritualidad, la teología, y la psicología. Coloquialmente se la conoce como “la escuela de Rulla”, jesuita fundador del Instituto de la Gregoriana. Además de los cursos, que duran tres veranos, los alumnos tenemos acompañamiento personalizado con algunos de los profesores durante tres años. La entrevista personal frecuente se vuelve la herramienta fundamental en el trabajo formativo, donde se aborda a al persona desde una mirada integral, atendiendo a sus diversas dimensiones.

¿Cuales te parece que son los elementos más importantes en la formación, hoy, en tu Región?
- Desde hace tiempo, en América Latina se viene consolidando un estilo de formación centrado en el acompañamiento personal, buscando abordar las diferentes dimensiones de la vida de la persona. Por otro lado, la incorporación de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio ha favorecido a desarrollar este estilo propio. De hecho, los Ejercicios son la columna vertebral del Noviciado. Allí los novicios tienen la oportunidad de hacer una fuerte experiencia de Dios, de conocer, amar y seguir a Jesús, y desde allí poder hacer la elección vocacional. Me tocará ser testigo de lo que Dios va a ir obrando en los corazones de los muchachos.

¿Cómo ves a Betharram en el Vicariato de Argentina- Uruguay y en tu Región? 
- Creo que nuestro Vicariato está viviendo un momento privilegiado que tenemos que saber aprovechar. En pocos días tendremos nuestra Asamblea, en la cual podremos evaluar todo lo que hemos vivido desde el 2007 y, a la vez,  comenzar a delinear nuestro proyecto para los años venideros. Somos conscientes de nuestra fragilidad, el escaso número de miembros y la gran cantidad de obras a nuestro cargo. Por ello, este momento de discernimiento, de saber ponernos a la escucha de lo que el Espíritu quiere suscitar en nuestra vida, de abrir los ojos para ver nuestra realidad, me entusiasma.

Participaste en el Último Capítulo general: ¿Cómo viviste personalmente esta experiencia? ¿Cómo ves la Congregación después de participar en el Capítulo? 
- Personalmente, el Capítulo ha sido una experiencia única. Era el más joven, así que iba con cierto temor. Pero doy gracias a Dios por el clima fraterno con que hemos vivido ese tiempo. Fue reconfortante poder descubrir a Betharram en sus variados rostros, y percibir la perenne actualidad de nuestro carisma, abierto a encarnarse en las diversas culturas. Después del Capítulo, veo a la Congregación verdaderamente abierta a la internacionalidad. Esta ha sido una de las notas que más se ha remarcado durante el Capítulo.

  


Después del Capítulo General vivido el pasado mes de mayo, nos parece interesante presentar, durante este año, el camino recorrido por la Congregación a travès de los Capítulos Generales.
Este trabajo ha sido preparado por nostro archivista, Roberto Cornara.


 

histoire SP.jpg

 

1. LAS ASAMBLEAS GENERALES (1841 - 1874) 

Habían transcurridos más de 40 años de su fundación, cuando la Congregación de Betharram fue aprobada por la Santa Sede, el 30 de julio de 1875. En 1877 Roma aprobó provisoriamente las Constituciones, redactadas después de largos años de negociaciones con el Obispo de Bayona, Mons. Lacroix. Por las Constituciones, la Congregación tenía que celebrar cada tres años, un Capítulo General.
Por lo tanto, el reconocimiento pontificio llegaba muchos años después del cçnacimiento de la obra, querida por San Miguel desde 1832. Desde el comienzo, él había inmtroducido la costumbre de reunir a todos los miemsbros del Instituto, paticularmente cuando había que tomar decisiones importantes, juntos. Se sabe de varias Asambleas Generales, celebradas en Btharram.
La primera reunión de todos los betharramitas, se realizó la mañana del 10 de setiembre de 1841, cuando los primeros ocho discípulos de P. Garicoits se reunieron en el Santuario para celebrar la santa misa presidida por el Obispo, durante la cual hicieron su primera profesión: ese día representa para la Congregación la fecha oficial de su nacimiento.
Se sabe de otras asambleas generales realizadas en 1851 y 1852. La más importante historicamente fue la que se realizó el 16 de octubre de 1854. La comunidad de Betharram fue convocada por San Miguel para responder al pedido que podía haber cambiado su hisotira: ¿Aceptaría la Sociedad la misión que le había sido ofrecida en la diócesi de Buenos Aires? Dspués de una profunda discusión en la que todos tuvieron que manifestarse. La asamblea pasó a votar: de los 21 presentes, 20 fueron favorables a la misión en Sudamérica. Comenzaba así la epopeya betharramita en América Latina.
Pero fue dramática asamblea convocada por el propio Obispo la tarde misma del entierro de San Miguel, el 16 de mayo de 1863. El P. Garicoits había muerto sin ver realizado su sueño: de hecho, la Congregación seguía siendo un simple Instituto de derecho diocesano porque el obispo, hacia el cual el Fundador había predicado, toda su vida, obediencia y fidelidad absoluta, siempre se había opuesto al reconocimiento pontificio. La Congregación estaba estrictamente ligada a la diócesis y, además, muchos religiosos estaban profundamente decepcionados por la porhibición interpuesta por el obispo a los votos perpetuos de pobreza, casitdad y obediencia, que no eran obligatorios. Esa tarde el Obispo reiteró en los términos más crudos posibles, su idea sobre la Congregación de  Betharram. Después de haber dirigido algunas palabras de aliento a los discípulos que habían quedados huérfanos de su padre, confirmó que los votos perpetuos no eran obligatorios, sino simplemente opcionales; cualquier intento contrario a estas disposiciones, pasado o presente, sólo era “efecto de una santa ilusión”. Una santa ilusión: todo intento de midificar la Constituciones, todo intento de introducir autonimía de gestión y los votos pepretuos obligatorios, era ilusión. La idea de San Miguel era una ilusión, santa, estaba claro, pero siempre ilusión.
Grande fue el desconcierto de los betharramitas, pero, cuando está en juego el proyecto y la obra de Dios, las “santas ilusiones” pueden transformarse en realidades. Esa misma tarde dramática, de hecho, el P. Augusto Etchécopar fue nombrado por el obispo secretario del Consejo General. Y fue gracias a este incansable devoto del Cielo, a su paciencia pero también a su constancia y firmeza, que la idea de San Miguel finalmente, salió triunfadora. Doce años después, la Congregación fue reconocida por Roma y puesta bajo la tutela de la Santa Sede.

Roberto Cornara

Acciones de Documento

« Agosto 2022 »
Agosto
LuMaMiJuViDo
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Nef

Nef logo portletNEF, NOTICIAS EN FAMILIA

Nef es el boletín oficial de la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram.
La redacción es responsabilidad del Consejo General.

Para leer la NEF puede consultar la sección correspondiente del portal, que también contiene el archivo de los últimos años.

Aquí abajo, los tres últimos números publicados ...