• English
  • Français
  • Italiano
  • Español
Betharram
Usted está aquí:Inicio / NEF / NEF 2017 / Noticias en Familia - 14 de Junio de 2017 / Voces al Capítulo (1)
14/06/2017

Voces al Capítulo (1)

Capítulo General, acto secundo...

Voces al Capítulo (1)

Este XXVII° Capítulo general fue ciertamente más que nunca “signo de unidad y de caridad para todos los religiosos de nuestro instituto”. Algunos de nuestros capitulantes testimonian aquí este momento único de comunión eclesiástica, al cual todos los miembros de nuestra Familia religiosa han sido asociados.

Aldo Nespoli scj |

Al terminar un Capítulo ¿qué queda? Esta pregunta, tal vez se la hicieron los padres capitulares de los cuales yo también era parte. Hay tantos sentimientos que siguen frescos, provocados por esta experiencia. Subrayo la acogida atenta y fraterna del Vicariato del Paraguay y la organización cuidadosa del Consejo General al que quiero expresar toda nuestra gratitud y agradecimiento.

Otro detalle conmovedor fue la cordialidad que se estableció entre todos los Padres, que venían de varias partes del mundo. Sobre todo, la alegría y la sencillez de los tailandeses, indianos y africanos que hace esperar bien en un verdadera apertura al futuro: en ellos de verdad “Betharram vive”.

Agradecemos a los Padres que actúan en el Vicariato del Paraguay por los lindos momentos vividos juntos: la fiesta de S. Miguel en el Colegio San José, la recepción fraterna y cálida en la parroquia del Sagrado Corazón, los dos días de visitas a lugares destacados por la naturaleza, la cultura y la religión, como las cataratas de Iguazú y los lugares de la primeras fundaciones jesuíticas y franciscanas, hoy patrimonio de la UNESCO.

Apreciado fue el clima fraterno y serio en la búsqueda de propuestas para el futuro, sin caer en la tentación del virtuosismo lingüístico sino mirando al contenido.

Podría continuar narrando muchas sensaciones pero me olvidaría del punto de partida, es decir: ¿qué queda del Capítulo? El tema “en salida, al encuentro de la vida” cuestionó nuestras posiciones y nos colocó en una actitud de conversión y de cambio de mentalidad. Emergió la necesidad de abrirse a las necesidades de la Iglesia de hoy o sea, de revitalizar el “camp volant” teorizado por San Miguel, que significa disponibilidad. ¿Qué queda, entonces, del Capítulo? El miedo de no estar a la altura para poner en práctica las propuestas del mismo capítulo.

El título “En salida” es la palabra de esperanza que nos hace decir “¡Adelante!” y que nos hace seguir en la obra, fruto del Espíritu Santo que nos acompañó y nos acompañará en los desafíos que nos esperan. El mismo Espíritu Santo que hemos invocado al comienzo del Capítulo, junto con la protección de la Virgen y de nuestro Padre San Miguel.

Gerard Sutherland scj |

Los voy a traer desde las naciones y los reuniré de todos los países. Les duré un corazón nuevo y pondré en ustedes un nuevo espíritu (Ez. 36: 24, 26)

La acogida que nos reservaron fue impresionante; el Vicariato del Paraguay hizo que todo pareciera tan fácil y tan bien preparado que parecía que todo estaba previsto; sin embargo yo sé, por experiencia, que para que eso fuera así, fue necesaria mucha preparación y mucho trabajo incansable.

El Capítulo General, que es la máxima autoridad de la Congregación, se reunió representando a 14 países. Los 31 miembros del Capítulo se reunieron en un lindo lugar, en San Bernardino -una nueva casa de retiro, cerca del impresionante lago de Ipacaraí.

Fue mi tercer capítulo y el más feliz, en razón de la amistad, de las risas, de las discusiones, de la oración y del trabajo, de manera que ninguna lengua era un obstáculo, porque nuestra Congregación es pequeña y linda y pude renovar la amistad de otras reuniones internacionales. Juntos hemos mostrado el verdadero “Rostro de Cristo” con nuestros cuidados y nuestras atenciones a los pequeños detalles; es el aspecto verdaderamente internacional de nuestra comunidad, lo que nos inspiró; Trabajo, oración, juego, y compartir juntos y sobre todo nuestras comidas juntos verdaderamente fantásticas. Para mí era el verdadero significado y el espíritu de Betharram. Recuerdo la alegría, las sonrisas en nuestros rostros, aún cuando compartíamos honestamente lo que pasaba en nuestros vicariatos (las alegrías y las penas).

Lo que me queda del Capítulo; Espero compartir no sólo conmigo mismo, sino ayudar a mi comunidad y a mi Vicariato a “mostrar el rostro de Cristo” a todos los que encontremos en nuestro ministerio. Y lo que acabo de realizar, lo que es igualmente importante, es que tengo que mostrar ese mismo rostro de Cristo a mi comunidad para que todos podamos compartir la felicidad de Cristo.
Voy a acabar donde comencé, con un “Muchas gracias” a nuestros anfitriones y a la administración precedente por todo el trabajo esforzado y la atención a los menores detalles. Ahora es el momento de movimentarse hacia adelante, siempre adelante, porque a San Miguel le gustaba impresionarnos.

Daniel González scj |

¿¡San Bernardino o Ain Karem!?... Tengo que confesar que llegué a San Bernardino, con la ilusión de descansar, porque venía de un ritmo intenso de actividades y variedad de asuntos. La casa nueva y la cercanía del lago, alimentaban mi sueño. La acogida del Paraguay y el clima festivo ponían el marco apropiado. El reencuentro y la sonrisa de los hermanos aflojaron las tensiones… la ilusión podía ser realidad.

Comenzó el Capítulo, con su “ritual” acostumbrado: oración de inicio al Espíritu Santo, elección de escrutadores y de secretarios, fue el momento en que mi ilusión fue arrancada de la realidad, había sido elegido, con el P Jean-Do, secretario. Más tarde pude ver, que allí comenzó un tiempo de Gracia, porque me ayudó a posicionarme en la actitud adecuada, desprenderme de mí mismo y disponerme a las “sorpresas” de Dios…, que terminan superando la propia ilusión. Sin darme cuenta el lema iba tomando vida: “Salir, sin demora, al encuentro de la Vida”. Creo que esta fue, también, la particularidad de este Capítulo: Betharram no perdió tiempo en mirarse, sino en mirar hacia dónde. Y San Bernardino fue convirtiéndose en Ain Karem, “el lugar de la ALEGRÍA”: Donde el gesto, la sonrisa, un abrazo, una broma… fueron el lenguaje común… Donde nos encontramos diversidad de culturas, colores, idiomas… y nos sentimos familia… Donde nos reconocimos hermanos porque bebemos de la misma fuente carismática… Donde se llena de sentido el trabajo realizado por cada hermano en su posición… Donde la oración comunitaria y la belleza de la liturgia expresaron el gozo de nuestra consagración… Donde hicimos la experiencia del Don de Dios que es Betharram para el mundo… Donde sentimos el impulso de Salir juntos a encontrar la Vida, especialmente donde no se ve, y compartir la que llevamos dentro...

Al Capítulo General XXVII fui con una ilusión para vivir, y he vuelto con una vivencia que llena de ilusión-alegría mi vida. Y lo mejor… que este es un sentimiento compartido. Adelante siempre!!!

Stervin Selvadass scj |

Fue la primera vez que participé de un Capítulo General. Me quedé enormemente impresionado por el espíritu de familia manifestado por los miembros del Capítulo. Sí, había mucha cordialidad y amor, trabajo en equipos orientado al crecimiento, fraternidad auténtica, compartir sincero y una gran alegría de vivir. Pienso: esto es lo que estoy llamado a vivir en mi comunidad, esté donde esté, haga lo que haga. Es el primer fruto de mi experiencia del Capítulo.

En segundo lugar, a medida que el Capítulo se concentraba en el tema “Sin demora, salir al encuentro de la vida”, después de haber discutido sobre la vida de la Congregación en su totalidad, me siento invitado por el Capítulo general a amar a mi comunidad con más pasión.

Tercero: en inglés decimos “La gratitud es una actitud del corazón“. Mi sincero agradecimiento va al equipo organizador del Capítulo, especialmente al Vicariato del Paraguay. Me quedé simplemente maravillado por la manera como lo habían organizado y como se ocuparon de cada detalle para garantizar nuestra tranquilidad y bienestar para que pudiéramos trabajar con fruto. Realmente, los felicito. Que Dios los bendiga...

Jean-Paul Kissi Ayo scj |

Este capítulo me enriqueció mucho para mi vida religiosa ; Más en particular para mi vida religiosa betharramita. Era la primera experiencia en medio de mis hermanos mayores, con más experiencia que yo. Lo primero que subrayo es la acogida calurosa que nos fue reservada. Los religiosos y los laicos de la región P. Augusto Etchécopar, dieron toda su disponibilidad, su atención y sus cuidados para el buen desarrollo del Capítulo. Nos sentimos como en nuestra casa. Viví el Capítulo en un ambiente muy agradable, al punto que tenía la impresión que las barreras del idioma no existían. Había una sencillez de relaciones entre los jóvenes religiosos y los mayores ; eso contribuyó a la calidad del trabajo. Esta experiencia me permitió encontrarme con otras realidades betharramitas; diferentes culturas provenientes de otras regiones. Esto nos permitió enriquecernos mutuamente. Aún hoy el tesoro de San Miguel sigue siendo vivido y transmitido de diversas formas y en diferentes realidades del mundo.

Me marcó mucho la sigla FVD que aparece prácticamente en todas partes donde había betharramitas. La gente está orgullosa de llevar esa sigla y, en el fondo de llevar adelante la obra de Dios en san Miguel. También fui impresionado por la buena colaboración entre laicos y religiosos.

En medio de los intercambios, vi y escuché a religiosos betharramitas deseosos de mantener en alto la riqueza del carisma. Como lo dice el lema del Capítulo “Sin demora salir al encuentro de la vida”; salgo de este capítulo con una voluntad y una invitación a salir de mi YO para encontrar y compartir mi vida con mis hermanos de comunidad para que juntos podamos ponernos en camino como María para la misión de Betharram en el corazón del mundo. Confío a Nuestra Señora de Betharram a nuestro nuevo Superior General y a su Consejo; que el Señor los acompañe en su servicio para que Betharram siga, sin demora, saliendo al encuentro de la Vida.

Glecimar Guilherme da Silva scj |

Fue sólo después de algunos días, después que terminó nuestro Capítulo Regional que comencé a sentir preocupación por tener que participar del 27º Capítulo General. En varios momentos me identifiqué con el Profeta Jeremías (cfr. Jer 1). Y, en diversos situaciones, mi oración me llevó al diálogo que tuvo el profeta con Dios: por un lado sentía el miedo, la inseguridad; por otro lado, el Señor me animaba a dar sencillamente testimonio de lo que, a lo largo de estos años, el carisma de Betharram me ofreció.

Fueron días especiales, singulares e iluminadores, no sólo para nosotros sino también para toda la vida de la Congregación. Días intensos, de mucho trabajo, reflexiones, discernimientos: pero también días de mucha alegría, de compartir, de intercambios y fraternidad. Una experiencia que, de hecho, me hace creer más todavía en los brotes de Betharram cuando pude contemplarlos personalmente.. Sí, hay mucha vida en Betharram.

El Capítulo nos exhorta a “salir, sin demora, al encuentro de la Vida”. Ejemplo de eso fue oír el testimonio de nuestro querido hermano el P. Yesudas, indiano misionero en Vietnam; es evidente que es posible, sí, salir al encuentro de nuevas vidas. El brote de Vietnam reaviva nuestra esperanza alienta nuestros ánimos, no solo, para que “vayamos a aquellos lugares adonde otros no quieran ir”, sino también nos ofrece el remedio necesario para combatir la triste realidad de aquellas “profecías” que insisten en querer hacer que se sequen nuestros brotes y la vida presente en Betharram.

Pude contemplar mucha belleza, al participar del Capítulo. Entre lo más hermoso y, tal vez lo más intenso, hemos dado testimonio de unidad y de comunión que el Espíritu Santo ofrece e infunde en aquellos que se reúnen bajo su cuidado. A ese mismo Espíritu, derramado sobre el mundo y sobre la Iglesia, confiamos el ministerio de nuestro nuevo Superior General y de su Consejo. También en ese mismo Espíritu, damos gracias al Padre por aquellos que nos precedieron. Vuelvo a mi casa, convencido de que en Betharram hay vida, porque es obra de Dios. Vuelvo a casa convencido, y al mismo tiempo, desafiado a asumir ese clamor del Capítulo: Salir al encuentro de la Vida, sin reserva, sin demora… por amor.

Acciones de Documento

« Julio 2022 »
Julio
LuMaMiJuViDo
123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Nef

Nef logo portletNEF, NOTICIAS EN FAMILIA

Nef es el boletín oficial de la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram.
La redacción es responsabilidad del Consejo General.

Para leer la NEF puede consultar la sección correspondiente del portal, que también contiene el archivo de los últimos años.

Aquí abajo, los tres últimos números publicados ...