• English
  • Français
  • Italiano
  • Español
Sessione 1
Usted está aquí:Inicio / NEF / NEF 2016 / Noticias en Familia - 14 de Junio de 2016 / Signos de la Misericordia
16/06/2016

Signos de la Misericordia

El que no acoge no puede llamarse cristiano

El P. Maurizio scj y Karim con su familia

“ …ante la proximidad del Jubileo de la Misericordia, lanzo una llamada a las parroquias, a las comunidades religiosas, a los monasterios y a los santuarios de toda Europa para que expresen el realismo del Evangelio y reciban una familia de prófugos…” (Angelus del 6 de septiembre de 2015)

Respondiendo a este llamado del Papa, la comunidad religiosa y parroquial de Montemurlo (Italia) se preguntó sobre la menta de dar una respuesta concreta que fuera un signo de cercanía a los más pequeños y abandonados.

Todos los días la televisión nos muestra imágenes de esta tragedia de nuestra época hecha de hombres, mujeres y niños que, para escapar de la guerra y de la miseria, toman la vía del mar poniendo en riesgo su propia vida para buscar una esperanza en Europa. Son escenas que vemos tan a menudo que nos parecen el enésimo capítulo de una serie dramática pero que se mantiene lejos de nuestras vidas. La costumbre nos hace correr el riesgo de hacernos insensibles al dolor de tantos hombres y mujeres que viven como prófugos y huyen de la pobreza, de la violencia que hizo inhabitable su propia tierra, su propia casa.

Nuestra Regla de Vida, en el nº 115, nos pide que nos hagamos cercanos a cada forma de pobreza, que no seamos extraños o indiferentes. Es con este ánimo que, como comunidad, nos tocó profundamente el llamado lanzado por el Papa Francisco durante el Angelus del domingo 6 de setiembre de 2015: “Frente a la tragedia de decenas de miles de prófugos que huyen de la muerte por la guerra y por el hambre, y que caminan hacia una esperanza de vida, el Evangelio nos llama a ser ‘prójimos’ de los más pequeños y abandonados. A darles una esperanza concreta. No sólo a decirles ‘Ánimo, paciencia…’ La esperanza, observó el Papa Bergoglio, es combativa, con la tenacidad de quien va hacia una meta segura. Por lo tanto, en la proximidad del Jubileo de la Misericordia, me dirijo a las parroquias, a las comunidades religiosas, a los monasterios y a los santuarios de toda Europa para que manifiesten en concreto el Evangelio y reciban una familia de prófugos”.

En los días siguientes, durante una reunión comunitaria, el P. Mauricio me planteó a mí y al P. Pietro la propuesta de abrir nuestras tres parroquias de Montemurlo para que reciban a una familia de prófugos. Unánime fue el interés en realizar este proyecto, pero ¿cómo realizarlo? ¿ cómo enfrentar la burocracia? ¿cómo encontrar un lugar adecuado? Providencialmente, en la siguiente reunión del clero de la diócesis de Pistoia, el Obispo, Mons. Fausto Tardelli, resolvió algunos de nuestros interrogantes poniendo a disposición de todas las parroquias de su diócesis,los recursos y proyectos de Cáritas Diocesana que se encargaría de tomar contacto con las autoridades competentes del Estado para la distribución de prófugos en las parroquias. Los meses siguientes a este encuentro fueron decisivos para poner en marcha la máquina organizativa en el territorio de Montemurlo. No fue fácil encontrar una casa para alquilar con este fin. La desconfianza de los prófugos y el miedo creó varios obstáculos pero, al final, la buena voluntad de muchos parroquianos que se movilizaron para buscar la casa y amueblarla con lo necesario, permitió que todo pudiera resolverse de la mejor manera.

Así, el día 2 de febrero (justamente durante la fiesta de la Vida Consagrada), con el P. Mauricio y algunos parroquianos hemos recibido en su nueva casa a una familia de prófugos políticos que venían de Guinea. Karim Barry, la mujer y sus dos hijos (3 y 5 años), tienen detrás de ellos una historia, como muchas, de fuga de la pobreza y de la violencia. Karim se refugió en Italia atravesando el Mediterráneo a bordo de esas naves repletas de prófugos, como las vemos en tv, hace dos años. Obtuvo el estatus de refugiado político y, en estos dos años, logró el diploma de secundaria y consiguió un trabajo como jardinero. Después de haber logrado un mínimo de estabilidad para sí mismo, se ocupó de traer a Italia su mujer junto con los dos niños que hace sólo algunos meses pudieron abrazarlo de nuevo.

Hace ya cuatro meses que nuestra comunidad vive en contacto con la realidad de estos prófugos dándoles un nombre, una historia, un rostro. Compartiendo sus vidas y las dificultades cotidianas. Así, al P. Mauricio le toca tener que correr de noche al hospital para llevar a la hija de Karim a urgencias, a mí tener que arreglar un caño de la ducha que gotea, comprar un pollo de más para compartirlo, desenredarnos en la burocracia de los permisos de residencia… A veces tenemos que hacernos bebe-sitter para el pequeño Amauri (el hijo varón de la familia), mientras la madre va a clase de italiano.

Vivimos así, con este gesto de acogida, una importante exigencia de la Misericordia: hacerse prójimo de quien es pobre y necesita, antes que de alimento y de dinero, de un rostro y un nombre para conocerlo y escucharlo.

Simone Panzeri scj

Acciones de Documento

« Junio 2024 »
Junio
LuMaMiJuViDo
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Nef

Nef logo portletNEF, NOTICIAS EN FAMILIA

Nef es el boletín oficial de la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram.
La redacción es responsabilidad del Consejo General.

Para leer la NEF puede consultar la sección correspondiente del portal, que también contiene el archivo de los últimos años.

Aquí abajo, los tres últimos números publicados ...