• English
  • Français
  • Italiano
  • Español
Fr Serge
Usted está aquí:Inicio / NEF / NEF 2012 / Noticias en Familia - 14 de Mayo de 2012
14/05/2012

Noticias en Familia - 14 de Mayo de 2012


Sumario

 

pdf.pngformat PDF 

 


  

La palabra del Padre general

nef1205-01.jpg

A LOS 150 AÑOS DE LA MUERTE DE SAN MIGUEL GARICOÏTS

Roma, 14 de mayo de 2012

    Queridos Padres y hermanos:

dentro de un año, 14 de Mayo de 2013, celebraremos los 150 años de la muerte de san Miguel Garicoits. A pedido del XXVI Capítulo general hemos decidido con el Consejo de Congregación celebrar este momento tan importante de la vida de nuestro Padre San Miguel durante todo un Año Jubilar, entre el 14 de mayo de 2013 y el de 2014 .

En el momento de su muerte, San Miguel Garicoits está viviendo esta lucha en su corazón. ¡Qué duro combate! La incomprensión del Obispo de Bayona, Mons. Lacroix, sobre el don del carisma que el Espíritu le había regalado a S. Miguel y como consecuencia la manera diferente de entender la sociedad del Sagrado Corazón de Jesús:
El obispo era práctico: conocía su diócesis y el proyecto de asociación que tenía San Miguel le venía muy bien para responder a las necesidades misioneras de la diócesis. Quería que se organizaran como una sociedad de vida apostólica. Por otra parte el Obispo no tenía autoridad para constituir una Congregación, que era competencia sólo del Papa. ¿Para qué complicarse en “una santa ilusión”?.
San Miguel era místico. Después de un largo y serio discernimiento, creía que el Espíritu Santo le había inspirado un nuevo carisma que, como muy bien testimonia el P. Etchecopar, no era una ilusión del P. Garicoits. Este nuevo carisma consistía en manifestar y reproducir la humildad y la obediencia de Jesús, lo cual tenía la exigencia, en aquellos que querían vivirlo, de consagrar la vida al Señor mediante los votos, viviendo en comunidad, bajo la autoridad de un superior y dedicándose a lograr para los demás la misma felicidad.
Este planteamiento contradictorio se manifestaba por la presencia en la comunidad de personas que habían elegido las dos opciones. Había miembros con votos y miembros sin votos, miembros que conservaban la administración de los bienes y los que habían renunciado a ellos. Esta diversidad contradictoria dentro de la comunidad generaba mucha confusión y colaboraba grandemente a que muchos no perseveraran y se fueran.
Para San Miguel, no se está realizando lo que Dios le había revelado y pedido. Y lo que es peor, lo que había comenzado con tanto entusiasmo para responder al llamado de Dios y serle fiel, se está desmoronando, disolviendo y desintegrando.
A pesar de todo este aparente fracaso, San Miguel no se enfrenta con el Obispo, se mantiene obediente a él en lo referente a la Congregación. Y San Miguel Garicoits muere como un buen sacerdote diocesano, viendo que la Sociedad que él había fundado,  en poco tiempo,  no existiría más. Pero toda esta realidad esconde un misterio: la configuración con Cristo hecho obediente hasta la muerte y muerte de cruz. También a él desde la cruz le parecía que toda su vida y su misión había sido un fracaso, pero mantenía firme la convicción de que el Padre es fiel a sus promesas y lo que quiere lo hace. Como Jesús, nuestro Padre  San Miguel Garicoits fue obediente hasta la muerte y muerte de cruz,  murió en la cruz de la obediencia. Así sucede con los amigos de Dios. Yahvé le pidió a Abraham el sacrificio del hijo de la promesa que El mismo le había regalado. A Moisés lo dejó morir viendo desde el monte Nebo la Tierra prometida hacia donde le había pedido que condujera a su Pueblo, a Elías…,
A San Miguel Garicoits el Señor le había concedido la gracia y la alegría del carisma betharramita: conocer, amar, imitar, testimoniar y anunciar a Jesús anonadado y obediente y lograr la misma alegría para los demás. Para ser un testigo creíble de todo esto tenía que ser probado en todo y hasta las últimas consecuencias. Tenía que mostrar que su discurso sobre Jesús anonadado y obediente no era una ideología sino un estilo de vida: que estaba dispuesto a renunciar a todos sus proyectos y a que fracasaran éstos aunque a él le fuera mal, con tal de que el proyecto salvador del Dios-Amor se realizara en él y en los demás. ¿Habría algo más querido para San Miguel Garicoits que su Congregación? Había que mostrar que no era su Congregación, sino la Congregación del sagrado Corazón, el único que podía hacerla vivir. Por eso se muestra dispuesto a que su Congregación se quede en nada, como Abraham estaba dispuesto a sacrificar a Isaac, el hijo de la promesa.
Tenía olfato y madera de santo. La experiencia del Dios-Amor que dio una nueva orientación a su vida cuando tenía entre 30 y 35 años le permitió penetrar en el misterio de Dios y se fue convenciendo de que el Corazón de Jesús, que concibió y formó la Congregación,  era lo único que valía la pena y sin El la Congregación ni era ni valía nada. No era la Congregación del P. Garicoits, sino del Sagrado Corazón. Como Abraham… Como Jesús que aprendió a amar más al Padre de la misión, que la misión del Padre, de quien se consideraba el enviado, el misionero. Como Jesús: no mi voluntad sino la tuya, Padre (Mc. 14,36),  San Miguel Garicoits, no confía en su voluntad, ni en la del Obispo, sin actuar nunca por sí mismo, sino por el Espíritu de Dios, entregado permanentemente a los mandatos de Dios para sufrir y hacer lo que El dispusiera (Manifiesto) ,
Y San Miguel Garicoits se arriesgó. Y es que la fe exige siempre el riesgo. Hay que correr el riesgo de saltar al vacío confiando que Unas Manos amorosas me acogerán y no me perderé, ni me reventaré contra el suelo. Porque el que quiera salvar su vida la perderá y el que pierda su vida a causa de mí la encontrará (Mt. 16,25). San Miguel Garicoits se arriesgó a que su proyecto de Congregación, inspirado por el Espíritu, fracasara. No se creyó imprescindible, confió en que el Dios que inspiró ese proyecto, el Sagrado Corazón de Jesús, tenía poder para conservar la Congregación si de verdad la quería. Y nosotros somos hoy testigos de ese milagro.
Creo que al celebrar los 150 años de la muerte de nuestro querido San Miguel Garicoits tenemos que aprovechar para renovarnos en aquello que San Miguel y nuestra regla dicen: “Lo que tiene que caracterizarnos es el espíritu de obediencia… Si falta la obediencia, falta la razón de ser” (RdV.60). La Obediencia hasta la muerte de cruz de Jesús y de San Miguel, la obediencia de aquellos discípulos que como su Maestro confían más en la Persona del Dios-Amor que nos han revelado Jesús y San Miguel Garicoits que en nuestros mezquinos proyectos que muchas veces son un obstáculo para responder con un poco de amor al que nos amó primero. Esto nos hará más auténticos en nuestra vocación y más creíbles en nuestra misión, porque seremos testimonios gozosos del Dios-Amor, que nos ama con el Sagrado Corazón de su Hijo querido, Jesús.
El lema que hemos elegido para esta celebración es: Del corazón de Jesús al corazón del mundo. El P. Enrico Frigerio, Vicario general, es el encargado de coordinar a los tres Superiores regionales para la organización de actividades celebrativas. El proyecto es que cada región cuente con una comisión que pueda animar este jubileo garicoísta en las comunidades de cada Vicariato.
Al volver sedientos a beber en la fuente de nuestro querido Fundador, pedimos al Sagrado Corazón de Jesús, que concibió y formó esta nuestra familia religiosa,  la gracia de la renovación espiritual para cada religioso y cada comunidad betharramita y el don de nuevas vocaciones que puedan seguir viviendo el don precioso del carisma que nos regaló por medio de San Miguel Garicoits.
Muchas felicidades para todos los betharramitas religiosos y laicos, jóvenes y adultos, hombres y mujeres en esta Fiesta de nuestro Padre San Miguel Garicoits.

Gaspar Fernández, SCJ

 


 

smichel.jpgSan Miguel Garicoïts escribe... 

Dos condiciones fundamentales de la virtud de la obediencia

1º Hay que amar a Dios que ordena;
2º hay que amar la cosa ordenada.
Normalmente, todas las faltas contra la obediencia vienen de la falta de estas condiciones. Muchos aman a Dios que ordena pero no la cosa ordenada; otros aman la coda ordenada, pero no a Dios que ordena. Por ejemplo: un Superior ordena algo; la voy a hacer y no sólo con paciencia. Otro me dice que haga la misma cosa; no la hago o la hago de mala ganas, escandalizando a mis hermanos. Pero ¿no es siempre la misma voluntad de Dios que se me comunica? Si yo amo esta divina voluntad y a Dios que me la da a conocer, ¿por qué no recibirla de éste o de aquel? Muchos aman la cosa ordenada y no a Dios que ordena. De manera que, si me ordenan algo, qué solicitud, que dedicación, es porque amo la cosa, es del amor propio que viene eso. La prueba es que, si me sacan de allí y me envían a otra cosa que no me gusta, o me voy a negar o voy a hacer eso tan mal lo que se me ordena. Pero entonces, ¿no es evidente que no es a Dios a quien amo, sino la cosa ordenada?     (
M 370)

 


 

Hacia el 150°

nef1205-02.jpg

UN LOGO PARA EL 150º ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE SAN MIGUEL

En 2013 nuestra familia religiosa del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram celebrará el 150° aniversario de muerte del Fundador, san Miguel Garicoïts.
El reciente Consejo de Congregación (enero de 2012) pensó dedicar un año entero al recuerdo de la figura del Santo de Betharram. Con este número de la NEF, comenzará una sección específica que nos permita ponernos en camino para este acontecimiento

El primer paso que queremos dar es el de lanzar un concurso para la realización del logo que nos acom`pañará a lo largo de todo el año y que será utilizado en todas las manifestaciones que se organizarán para recordar la figura y la espiritualidad de San Miguel.
El tema elegido es el siguiente: “Del Corazón de Jesús al corazón del mundo”. Con este tema queremos indicar la estrecha relación que une el Corazón de Cristo y la humanidad entera. Pero queremos particularmente captar en San Miguel, al hombre que dócil a la Palabra, encarnó esta doble atención: la fidelidad a Dios y la fidelidad al hombre. En él, el amor a Dios que lo ha alimentado se tradujo en verdadero amor a la humanidad de su época.
En los escritos, encontramos muy en evidencia esta doble atención que no es otra cosa que la doble cara de una misma realidad.
A su ejemplo, los religiosos del Sagrado Corazón viven esta doble atención que se traduce en acción: “Le agradó a Dios hacerse amar... Delante de este espectáculo prodigioso, los sacerdotes de Betharram se sintieron impulsados a entregarse para imitar a Jesúss, anonadadop y obediente, y a comprometerse totalmente para conseguir para los demás la misma felicidad...”.
¿A quién se dirije esta propuesta realización del logo? A todos los jóvenes desde los 17 años cumplidos, hasta los 30. Todos los que lo deseen pueden encontrar el detalle de las conidiciones del concurso en la página www.betharram.net, en la que se presentan las condiciones requeridas para participar. Pero tenemos que recordar que en este primer acto queremos involucrar a los jóvenes, para que puedan manifestar loq eu realmente hay en su corazón y lo que les dice la figura de San Miguel. A nuestras comunidades se les confía la tarea de saber provocar e involucrar. Las condiciones del concurso tienen que ser publicadas para que provoquen preguntas y, por consiguiente, reflexiones.
Finalización del Concurso: el concurso finalizará el 14 de noviembre de 2012. Dentro de esa fecha todos los trabajos que hubieran llegados a manos del P. Enrico Frigerio (Vicario General), en la Casa General, serán revisados por una comisión específica que eligirá uno: el logo elegido pasará a ser el símbolo oficial en toda la Congregación para el año dedicado a San Miguel, en los 150º de su muerte.
¿Qué es lo que se gana? Pensamos que para un joven ganador de este concurso no habría cosa mejor que la posibilidad de participar de la experiencia de la próxima Jornada Mundial Juvenil que tendrá lugar desde el 23 al 28 de julio de 2013, en Río de Janeiro (Brasil).
Queremos así, ponernos en camino hacia ese año que es un tiempo de gracia, en el cual nos sentimos llamados a profundizar la figura de nuestro Padre San Miguel y a apropiarnos de sus cualidades humanas y espirituales... desde el Corazón de Cristo al corazón del mundo.


Espiritualidad laical

nef1205-03.jpg

SOMOS UNA FAMILIA CRISTIANA MISIONERA BETHARRAMITA QUE CRECE

“¿Cómo fue que todo comenzó? ¿Cómo fue que llegamos hasta aquí? Los caminos de Dios son incomprensibles e imprevisibles, pero misteriosamente, tal vez desde que Él estaba preparando nuestros corazones... poco a poco, iba hablando dentro de nosotros, en los acontecimientos de la vida cotidiana, en la pareja...”
Así comenzó el camino de Natalia y Tomás: un recorrido que los llevó a vivir la experiencia como mosioneros betharramitas laicos en una zona rural del norte de Argentina.
Una experiencia fuerte e intensa que recogimos en pocas páginas, pero que, para el lector curioso, puede ser enriquecida con la lectura de la experiencia en su “blog” http://misionbetharramitasiambon.blogspot.com.ar/

Reflexionemos con San Miguel Garicoïts

En el texto del Manifiesto, San Miguel nos transmite cómo lo ha cautivado el misterio de Dios que se hace hombre por amor a nosotros; él ha quedado rendido ante este “gesto magnífico” y desea comunicarnos esa experiencia para que también  nosotros rendidos ante el amor de Dios tengamos a Jesús como incentivo, modelo y medio.
“Dios ha tenido a bien hacerse amar, y siendo como éramos enemigos suyos, nos ha amado tanto que ha enviado a su Hijo único…” Jesús viene a nuestras vidas y nos llama al igual que lo vemos en tantos relatos de los evangelios. Esto no es un dicho o comentario meramente piadoso y nada más, sino que es real y concreto, porque Jesús es concreto con nosotros. Y nos gana en amor y nos conquista no mediante la fuerza y la violencia desterrando la paz, sino como lo hacen los enamorados que quieren hacer eterno su amor (al igual que lo describe el Cantar de los Cantares). Jesús nos conquista jugándose la vida, incluso cuando parecía que todo estaba perdido aquella noche de oración rodeada de olivos donde experimentó como enemigos suyos a hombres por quienes estaba dando todo. Pero el amor trinitario es potente, grandioso, generoso.  Jesús con su resurrección nos hace entrar con Él a la vida.
En nuestras vidas esto es concreto y se reactualiza en la medida en que dejemos calentar nuestro corazón de hielo por el fuego que brota del Corazón de Jesús para así poder decir con él: sí Padre, aquí estamos, queremos hacer tu voluntad. Y así procurar la misma alegría para con los que Dios nos encomienda.
El texto del Manifiesto posee un dinamismo trinitario que inicia en el amor del Padre y lleva a la misión del Hijo animado por el Espíritu. Y de alguna forma se nos invita a introducirnos en este dinamismo donde el único motivo e incentivo es el amor, único motor de nuestra vida.
“El Hijo de Dios se ha hecho carne”.
¿Qué mejor modelo que el misterio de la Encarnación  para una vida y espiritualidad laical del trabajo, la familia y la justicia social?  Jesucristo, Dios hecho hombre, ha asumido todo lo propio de la condición humana sometiéndose, desde el momento de la concepción y durante toda su vida, a lo arduo del trabajo (vida oculta en Nazareth),  a la burocracia política (el censo en Belén), a la injusticia (juzgado y acusado injustamente ante Pilato) e incluso a la muerte  de Cruz.
¿Cuántos de nosotros en nuestra vida laical nos encontramos haciendo presente el Reino dentro de estas mismas realidades? Estamos inmersos en una realidad latinoamericana donde el trabajo y el sustento económico son una preocupación para muchas familias, donde la reglas de la burocracia aquejan y perjudican, sobretodo a los más pobres, donde la injusticia social se hace patente en tantos hermanos excluidos de sistemas de salud y educación equitativos.
¿Dónde encontraremos la luz y la fuerza para anunciar como discípulos el Reino de Dios y la esperanza de la Resurrección? San Miguel nos dice que “el Hijo de Dios hecho carne” es nuestro incentivo, modelo, medio y auxilio. Si estamos unidos a Él como los sarmientos a la vid, podremos transformar las estructuras desde los límites de nuestra posición: la educación de los hijos, la convivencia en nuestras pequeñas comunidades, en el trabajo, en los ámbitos eclesiales, en el uso y compartir de los bienes y el dinero.

Agrandamos la familia betharramita en el Siambón.

Nosotros como comunidad laical betharramita de El Siambón queremos unirnos cada vez más al Corazón de Jesús y a los corazones de todos los betharramitas del mundo que comparten este carisma, cada uno desde su vocación y misión particular.
Nuestra pequeña comunidad va creciendo de a poco; primero con la llegada de nuestro primer hijo en camino, y luego con la llegada de otra misionera, Amelia Juiz, que se sumó a la misión desde marzo. Ella está haciendo una experiencia de un año con nosotros. A todo esto se suma la  alegría que nos dan los frutos de la misión desde el año pasado, esto nos llena de gozo el corazón. Tenemos mucho para agradecerle a Dios por todo el apoyo y el acompañamiento recibido de los padres y hermanos de Betharram que nos acompañaron desde los inicios sobretodo la comunidad misionera itinerante de Santiago del Estero.
Confiamos en que el Señor suscite más misioneros que quieran compartir su vida con nosotros.
Que la paz de Jesús resucitado llene nuestros corazones de una fe viva, una esperanza que no defrauda y un amor incendiado de amor a Dios y a los hombres.

 

nef1205-04.jpg

5 minutos con...

... la comunidad de Olton, Inglaterra

nef1205-05.jpg

   

En nuestro recorrido de las comunidades de la Congregación, nos detuvimos algunos instantes en la comunidad de Olton (Vicariato de Inglaterra) y les dirigimos algunas preguntas... De ahí, sale el retrato de una comunidad que, guiada por el Hno. Andrews Ferries, está “concentrada” en lo esencial de la Vida Religiosa y se proyecta con confianza hacia el futuro que, aunque esté en las manos de Dios, sin embargo está confiado a la creatividad de los hombres. La presencia de los religiosos, no sólo en la parroquia, sino también en los colegios como animadores espirituales, se volvió un lugar importante de testimonio alegre y pro-vocador...

NEF: ¿Podrían trazar brevemente la historia de la presencia de los Religiosos de Betharram en la parroquia de Olton?
- En setiembre de 1980, después de 90 años de presencia, los Capuchinos decidieron dejar Olton que ya no era su casa de formación. Decidieron entregar el priorado a la Arquidiócesis de Birmingham. El Arzobispo, Mons. Dwyer nos invitó a dejar la Casa Garicoits de Worcester (nuestra antigua casa de formación) para instalarnos en Olton. Llegamos aquí en enero de 1981, un poco inquietos sobre cómo la gente nos recibiría después de haber sido parte durante más de un siglo, de una parroquia “franciscana”. Pero, algunos meses después, los parroquianos nos hicieron un lugar en sus corazones. Los hermanos John y Liam se empeñaron a fondo para hacer caer las barreras y conquistar los corazones y los espíritus. El P. Ted fue nombrado párroco de la parroquia, ministerio importante que continúa cumpliendo. ¡Gracias, P. Ted!

¿Creen ustedes que las personas que los rodean hagan diferencias entre el ministerio que ustedes ejercen y el que hacen los otros párrocos de la diócesis?
- ¡Seguramente! Los de las parroquias vecinas parecen apreciar la presencia de una comunidad religiosa. Por otro lado, también los sacerdotes diocesanos, lo hacen. Trabajamos en estrecha colaboración con la diócesis sea en la parroquia como en la pastoral educativa, y la gente aprecia, en general, nuestra disponibilidad y la sencillez de nuestro estilo de vida. La diferencia que ellos notan tiene menos que ver con actividades particulares que con el simple hecho de vivir juntos, de formar comunidades de oración, con nuestras diferencias, nuestras extravagancias y nuestras debilidades. Cuando afuera las familias luchan con sus propios problemas y ven nuestros esfuerzos para ser fieles a pesar de las dificultades, eso les da esperanza. Una sencilla actividad comunitaria, como el cuidado de los enfermos y de los ancianos, es un signo de esperanza para familias que también se esfuerzan por ocuparse de sus propios ancianos o enfermos.
La gente tiene a la vista nuestro testimonio cotidiano, el don de decir cada día en la fe: “Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad”.

Su Vicariato tiene religiosos-hermanos y religiosos-Sacerdotes. ¿En qué sentido esta situación es un valor para Betharram en Inglaterra?
- En primer lugar está la acción de Dios. En los años ’80, conocimos un crecimiento improviso de vocaciones, pero todos los que entraron como sacerdotes dejaron la Congregación, mientras que todos los que entraron como Hermanos se quedaron. En segundo lugar, la presencia de Hermanos ha ayudado la comunidad a mantener un cierto equilibrio y a valorizar nuestra orientación hacia un estilo de vida. Es decir que celebramos la vida religiosa comunitaria y hacemos de ella nuestra prioridad. Si hubiéramos conservado la misma proporción de sacerdotes de otros tiempos, hubiéramos sido irresistiblemente tentados de plegarnos a las presiones de las Diócesis y nos hubiéramos dispersados en parroquias y diócesis, encontrándonos solos o de a dos, lo que nos hubiera llevado a perder completamente nuestra identidad. De hecho, la presencia de Hermanos garantiza que nos concentremos en nuestro carisma.

Desde hace algunos años, religiosos originarios de los vicariatos de India y Tailandia vienen a Inglaterra para estudiar o ejercer un ministerio. ¿Cuáles son las dificultades y los aspectos positivos de estas estadías?
- Los estudiantes de Tailandia y de India que recibimos, hicieron circular “un soplo de aire fresco” en nuestras comunidades, especialmente en Olton que es nuestra casa de formación en Inglaterra. Nos enriquecieron con sus energías frescas y los hermanos indianos, particularmente, nos ayudaron a renovar el contacto con las generaciones jóvenes de la parroquia. De alguna manera, nos recordaron lo que debía ser nuestra misión de formación que cambia, con todas las alegrías y dolores que eso implica. El costo financiero de esas estadías sacudió nuestro sistema (el costo total para 3 hermanos, durante 4 años, llegó a a £ 100.000), pero lo que aportaron al vicariato y, en sentido más amplio, a la Congregación han sido mucho más valiosos que el costo financiero. Nuestra esperanza era que mejorara la comunicación entre las diversas partes de la Región y, efectivamente, eso fue lo que pasó, pero hicieron mucho más. Vemos la posibilidad de repetir la experiencia dentro de un tiempo, pero hay que esperar para que las finanzas de vicariato se recuperen un poco.

¿Cuál es el lugar de la promoción vocacional en su proyecto comunitario?
- La promoción vocacional fue llevada, sin tambores ni trompetas, por muchos entre nosotros, especialmente por los Hnos. Andrew, Michael, por el P. Dominic y el Hno. Gerard, a pesar del clima muy difícil que reina en Inglaterra desde hace 25 años, en cuanto a las vocaciones religiosas. Sin embargo, se nota en el país, un resurgir vocacional, del que esperamos aprovechar por medio de nuestro grupo de espiritualidad betharramita, recientemente creado para encarar la animación de retiros abiertos a laicos de todas las edades. Nuestra presencia en las escuelas católicas locales, en las cuales ejercemos nuestro ministerio como capellanes y miembros de los consejos del establecimiento, es también una bendición para nosotros.




 

histoire SP.jpg

5. LOS CAPÍTULOS GENERALES ENTRE LAS DOS GUERRAS MUNDIALES 

La expulsión de los betharramitas de Francia fue un momento histórico crucial, un viraje en la historia de la Congregación. Terminó una época que, por medio de la obra del P.Etchécopar, todavía estaba ligada emotivamente a San Miguel.

Los primeros misioneros en China.Terminó una época en el sentido de que la expulsión obligó la Congregación a repensar su propia presencia en la Iglesia y en el mundo. Las obras fundadas por San Miguel y ligadas a su memoria y a su acción, ya no existían más; expulsados de Francia en 1903, los betharramitas volvieron recién en 1920.
Nacieron nuevas obras de apostolado, junto con nuevas formas de evangelización; en este contexto hay que entender la aceptación de parte de la Congregación de comunidades parroquiales. Ya antes, a algunos padres fueron confiadas, a título personal, algunas parroquias (por ejemplo, la parroquia de Lestelle, cerca de Betharram). En ese momento, los superiores aceptaban abrir comunidades totalmente dedicadas a la vida pastoral parroquial. Este era un hecho nuevo y, en ciertos sentidos, desconcertante. Al punto que el P. Jean Magendie, al enterarse de que había sido elegido para ser el primer párroco de Barracas, un barrio de Buenos Aires, responmdió al Superior General: “Pero yo no me hice religiosos para ser párroco...”.
Se abrió una nueva época, sobre todo porque la Congregación tuvo que ampliar sus horizontes. A Francia, Palestina, Argentina y Uruguay, en el período entre las dos guerras se agregan otros países. En Inglaterra, la presencia inicial, de “estilo misionero”, se vuelve definitivamente residencial con la fundación, en 1909, de la parroquia de Droitwich y después, del colegio. En Bélgica se fundó una escuela apostólica que vivió momentos dramáticos durante la ocupación alemana en 1915-1918 y finalmente fue cerrada en 1920. En España se abrieron tres residencias: la residencia de los ancianos (casa Buena Vista), la casa general ( casa Cesario) y la escuela apostólica. En Italia la Congregación abrió dos casas: la escuela apostólica en Traona, (Valtellina) y la Procura General en Roma. En 1904, se abrió el Colegio San José de Asunción, en Paraguay. El 11 de marzo de 1922 comenzó la presencia betharramita en la China, en Yunnan. En 1937 se fundó el Ginasio São Miguel de Passa Quatro, en el Brasil. Finalmente, poc antes de la Segunda Guerra Mundial, Betharram aceptó la dirección del Colegio Charles de Foucauld de Casablanca, en Marruecos.
La expulsión de Francia, por lo tantop, inauguró un período de grande vitalidad y de expansión de la Congregación. Entre 1920y 1940 se abrieron más de 30 nuevas comunidades. La apertura de nuevos seminarios conlleva progresivamente la entrada al instituto de religiosos no sólo de nacionalidad francesa, sino también de italianos españoles, belgas argentinos, paraguayos, brasileños, uruguayos. Con razón, el Superior General, el P. Pierre Estrate, decía: “Tendríamos imaginado a Inglaterra y España, sin la expulsión... Fue una verdadera bendición de Dios”
Los Capítulos Generales de estre período (1909, 1911, 1919, 1923, 1929, 1935) fueron llamados a una obra de gestión y organización de esta nueva realidad, conciliandolo nuevo con lo viejo, las antiguas costumbres con nuevas instituciones, el pasado cargado de historia con las esperanzas del presente y del futuro. Leyendo las Actas de estos Capítulos, nos damos cuenta de la preocupación fundamental de los Padres Capitulares: la de dar un alma a la Congregación. La dispersión de los religiosos por el mundo y la acogida de los jóvenes, no sólo extranjeros, sino también extraños a, bakground original, hacían necesario y urgente afirmar los puntos firmes de la espiritualidad transmitida pro San Miguel y el P. Etchécopar, y obligaba a organizar de la mejor manera posible, la formación de los jóvenes formandos, esperanza del futuro del Instituto. La preocupación de no desperdigar la herencia recibida, llevó a instituir un solo Noviciado y un solo Seminario Mayor para toda la Congregación.

Roberto Cornara

Acciones de Documento

« Agosto 2022 »
Agosto
LuMaMiJuViDo
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Nef

Nef logo portletNEF, NOTICIAS EN FAMILIA

Nef es el boletín oficial de la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram.
La redacción es responsabilidad del Consejo General.

Para leer la NEF puede consultar la sección correspondiente del portal, que también contiene el archivo de los últimos años.

Aquí abajo, los tres últimos números publicados ...