• English
  • Français
  • Italiano
  • Español
Stervin India
Usted está aquí:Inicio / NEF / NEF 2016 / Noticias en Familia - 14 de Febrero de 2016 / La Palabra del Superior General
17/02/2016

La Palabra del Superior General

Al fin, grano abundante en la espiga (Mc. 4,28)

Mons Lacoste scj

La presencia de la Congregación en Tailandia es una bendición del Señor. Nuestros misioneros han realizado un trabajo desinteresado dedicándose exclusivamente a edificar la Iglesia diocesana de Chiang Mai con abundantes conversiones. Los jóvenes religiosos y las vocaciones de hoy son un regalo del Señor por esa entrega generosa de ayer. En mi última visita a Tailandia en Diciembre pasado he podido contemplar otros frutos que tienen relación con el trabajo de los misioneros betharramitas en Tailandia. Participé de dos fiestas: el 8 de diciembre la celebración de los 50 años de la fundación de las Misioneras de la Inmaculada Concepción de Mepón y el 12 de diciembre la de los 50 años de la llegada a Chiang Mai de las Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y María. Las primeras fueron fundadas por Mons. Lacoste scj, Obispo de Dalí y primer administrado apostólico de Chiang Mai. Él mismo fue a visitar a las segundas a San Sebastián y las convenció para que vinieran a trabajar a su recién creada diócesis.

Mons. Lucien Bernard Lacoste scj fue consagrado Obispo de Dalí (China) el 21 de mayo de 1949 en Kumming. Expulsado de China en 1952 con sus sacerdotes betharramitas, se fueron como misioneros a Chiang Mai en 1954. ¡Cuando el genio misionero es auténtico es difícil de acallar! El 17 de noviembre de 1959 Mons. Lacoste fue nombrado Administrador Apostólico de la recién creada Prefectura Apostólica y el 18 de diciembre de 1965 de la Diócesis de Chiang Mai. Conservó siempre el título de Obispo de Dalí, que es sede vacante desde su muerte el 14 de agosto de 1989.

Mons. Lacoste con los misioneros betharramitas hicieron un trabajo precioso sobre todo entre la etnia de los Karianes que viven en las montañas. Los esfuerzos de largas jornadas a través de las montañas, adivinando los caminos, se compensaban con la consolación producida por las numerosas conversiones que se facilitaban por los valores muy parecidos de la cultura kariana con los de la fe cristiana. Poco a poco se fue organizando la nueva diócesis.

Hna. Cecilia, Superiora General de la MMIC y las dos HH.que hicieron los votos perpetuos el 8 de diciembre.

Mons. Lacoste, pensó inmediatamente en la vida consagrada para la eficacia de la misión, por eso en 1965, al crearse la diócesis, empieza a reunir algunas mujeres karianas que prepara como catequistas y con la perspectiva de que pudieran consagrarse. Estas comunidades de mujeres consagradas se establecían en algunos puestos, asegurando una permanencia en ellos, en ausencia de los misioneros que tenían que movilizarse. La H. Cecilia, que es hoy la Superiora general, es una esas primeras mujeres y celebró los 50 años de su consagración durante la fiesta. Hoy, las HH. de la Inmaculada Concepción son unas 60 y están en las diócesis de Chiang Mai y de Nakon Sawan. Son un Instituto de vida consagrada de derecho diocesano. Están distribuidas en comunidades que colaboran con los sacerdotes en los diferentes centros de misión en lo material y en lo espiritual, se encargan de la catequesis, pero también de la formación de las jóvenes a quienes enseñan a coser y a hacer artesanías. Como quería Mons. Lacoste permanecen siempre entre la gente, viven para la gente como una de ellos, hacen trabajos humildes con humildad y la gente del pueblo las valora por su cercanía y su dedicación. Es una belleza ver a las hermanas siempre en la plantación y cosecha del arroz y en otras actividades de la vida de las comunidades cristianas. Como hablan la lengua y son parte de la cultura Kariana todo esto les resulta natural.

Un grupo de unas 70 personas: sacerdotes, religiosas y laicos, entre los cuales había dos religiosos de Betharram, quisieron recordar a los misioneros betharramitas que acompañaron a las hermanas desde el comienzo y sembraron la palabra en estas montañas. Hicieron una peregrinación, recorriendo durante cinco días el camino que hacían los primeros misioneros de Maesarien hasta Maepon, llegando para la fiesta. La gente de los pueblos se unía a su oración y les procuraba la comida y la posibilidad de reposarse. ¡Feliz iniciativa, que puede institucionalizarse como una actividad diocesana para mantener viva la memoria!

Las Misioneras del Corazón de Jesús y María llegaron a Mepon también hace 50 años. Al principio Mons. Lacoste les encargó de acompañar a las Misioneras de la Inmaculada para que fueran aprendiendo el estilo de vida como consagradas que viven en comunidad. Pocos años después, abrieron los talleres de costura de Chiang Mai primero y de Payao después. En estos talleres han dado formación a muchas jóvenes que hoy ya son madres, algunas de sacerdotes y religiosas. Acaban de abrir la tercera comunidad hace poco tiempo en Lampún. De las misioneras que vinieron en 1965 sólo quedan tres en Tailandia, pero el Señor las ha bendecido con nueve jóvenes de Tailandia que pueden continuar la misión allí.

La Superiora general de la MSCJM (2a por la derecha, de pie) Las hermanas mayores son tres de las que vinieron en 1965. Las otras nueve son vocaciones nativas y son todas profesas perpetuas.

Las misioneras de Ban Marina, así les llaman en Tailandia, han recibido de la Madre Teresa Dupouy Bordes, la fundadora, el carisma sacerdotal: tienen la espiritualidad del Jueves Santo (Jesús amó y se entregó Jn. 13, 1): espíritu eucarístico, sacerdotal y misionero; y tienen como misión: extender el Reino de Amor de Dios mediante el fomento de las vocaciones y las misiones. Además de la alegría de esta fiesta, están muy contentas también porque ha sido reconocida la heroicidad de las virtudes de la Madre Dupouy, y es Venerable. Son muchos los lazos que nos unen a estas Misioneras. En la autobiografía de la Madre Dupouy figuran nombres de algunos Betharramitas, cuyas vocaciones ella orientó a Betharram. Cuando era Superior general el P. Hippolyte Paillas hubo un acercamiento entre él y la Madre Dupouy para unir un grupo de mujeres que en Betharram se preparaban para ir a China a auxiliar a los misioneros con las que comenzaban la Congregación de las misioneras. He visto en el escudo de las hermanas el FVD betharramita. Trabajaron con nosotros en el Colegio de Bazas (Francia), en el Colegio de Sidi Bel Abbés (Argelia), La Madre Goya nos ayudó muchísimo en la casa de formación que tuvimos en Zaragoza dos años; Hoy trabajamos juntos en Tailandia y Tacuarembó (Uruguay).

Gaspar Fernández Pérez scj
Superior General

Acciones de Documento

« Mayo 2022 »
Mayo
LuMaMiJuViDo
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031
Nef

Nef logo portletNEF, NOTICIAS EN FAMILIA

Nef es el boletín oficial de la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram.
La redacción es responsabilidad del Consejo General.

Para leer la NEF puede consultar la sección correspondiente del portal, que también contiene el archivo de los últimos años.

Aquí abajo, los tres últimos números publicados ...