• English
  • Français
  • Italiano
  • Español
Sessione 1
Usted está aquí:Inicio / NEF / NEF 2014 / Noticias en Familia - 14 de Marzo de 2014 / Spiritualidad
14/03/2014

Spiritualidad

La alegría di José

Spiritualidad

En las primeras lineas de Redemptoris Custos, Juan Pablo II resume la misión di José:

“Llamado a ser el Custodio del Redentor, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer” (Mt. 1, 24)... Cuidó amorosamente a María y se dedicó con gozoso empeño a la educación de Jesucristo...”

Con el P. José Mirande, entramos en el misterio de la alegría de José.

En la Biblia, dos figuras de Patriarcas me llaman especialmente la atención: los dos se llaman José. Para mí, es más que un nombre que la providencia me atribuyó: es una vocación, un llamado a la libertad y a la alegría en Dios…

José de Egipto, traicionado y vendido por sus hermanos, gran imagen de Dios que elige los medios pobres, al punto de pasar por víctima; no decide nada, en su vida; arrojado en una cisterna, vendido como esclavo; detenido en prisión y después promovido a mayordomo de Palacio, calumniado y depuesto, después restablecido en sus funciones, parece que ni siquiera tuviera el derecho de elegir a su esposa. Finalmente promovido a gobernador de todo el país, siempre el mismo en todas las situaciones, es el primer esbozo de un Dios que perdona, con un perdón tan profundo que parece ignorarse a sí mismo. Acabará salvando a su padre y a sus hermanos y a conseguirles un nido en el que se engendrará el Pueblo de Dios.

José de Nazaret me hizo pensar a menudo en la que podría ser la “alegría de José”. Llamado a un servicio tan especial en el proyecto de Dios, que no tiene un solo instante para hacer su propio proyecto, tiene que adaptarse y asumir las indicaciones de la Providencia y vivir una vida de completa renuncia. Me parece el modelo perfecto del cuestionamiento al hedonismo y al individualismo de nuestros días. Nos recuerda que la felicidad la alcanzamos siempre en función de algo y que la felicidad del cristiano, a mayor razón del consagrado, es felicidad en Dios, en el Plan de Dios.

El P. Garicoits también, se nos presenta como un hombre alegre y optimista. Sin embargo, hay una evolución en su percepción de la alegría en Dios.

Comienza por ser la persona que agrada a todos: niño, sirviente, estudiante, joven sacerdote… pone su felicidad en estar al servicio de todos, y de la manera más perfecta posible. Pronto descubre la consagración religiosa y se realiza como miembro de comunidad, vinculado por opción a decisiones comunes.

Pero, ¿qué sería de su alegría entre 1841 y 1863, es decir, después del día en que el obispo le comunica su voluntad de tener un simple instituto de misioneros sl servicio de la diócesis, trabando, así, sus justas aspiraciones? Puede ser que se sintiera reconfortado por el crecimiento y la calidad de su comunidad a la que las exigencias, algo contradictorias, del obispo permitieron un crecimiento real. Pero la sombra de una intervención episcopal en su obra nunca se disipó totalmente.

El discernimiento de Miguel era correcto: la Iglesia ratificó su opción y su búsqueda de una “más alta perfección”, como él decía. Pero Mons. Lacroix no tenía culpa de querer conservar para el servicio de su diócesis a buenos obreros. Una “voluntad de Dios”, dos interpretaciones contradictorias, magisterio y carisma. Miguel obedecerá siempre, con rigor absoluto, a la interpretación del obispo que tenía gracia de estado, para pronunciarse. Tampoco se puede negar que exista también una gracia de fundador, comúnmente llamada “carisma” que tiene su valor frente a Dios y a la Iglesia. ¿Cómo considerar “feliz” una vida en la que se renuncia a una parte importante de lo que uno cree?

Es aquí que hay que volver a la “Felicidad de José”, o mejor, a la de Jesús que sube a Jerusalén para cumplir con su destino. Nuestras interpretaciones de la voluntad de Dios son como las piedras de los antiguos molinos. Bajo la acción del las corrientes de agua están en continuo movimiento, permanentemente pisando, moliendo el grano y produciendo buena harina blanca. La Palabra de Dios, que parece provocar una pulseada entre Miguel Garicoits y Francisco Lacroix se hace una búsqueda común sincera de la cual nace la voluntad de Dios y nuestro propio instituto.

Por eso, en ese momento Garicoits vive una verdadera felicidad, un poco ácida, si se quiere, pero verdadera, la del niño que logra mantener confianza total en su Padre… felicidad de harina nueva que podrá ser consagrada como Pan…

Miguel vuelve de Mirepeix, molido de cansancio tanto como por la última conversación con Su Excelencia, que le dejó entrever el fin de su intento de fundación. Falleció por una crisis de “falta de aire” en lo que la enfermedad se mezcla con la alegría del zorro que se alegra anticipadamente por el encuentro con el Principito… Muere, entonces, feliz.

Y San Miguel me dice: “Me siento obligado arecomendarle con toda el alma, que viva en la alegría del Señor y que la haga brillar en toda su conducta, en su relación con Dios, con el prójimo y con usted mismo, como la divina María” (DS 135-136).

 

 

José Mirande, scj

Acciones de Documento

« Octubre 2022 »
Octubre
LuMaMiJuViDo
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Nef

Nef logo portletNEF, NOTICIAS EN FAMILIA

Nef es el boletín oficial de la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram.
La redacción es responsabilidad del Consejo General.

Para leer la NEF puede consultar la sección correspondiente del portal, que también contiene el archivo de los últimos años.

Aquí abajo, los tres últimos números publicados ...