• English
  • Français
  • Italiano
  • Español
Stervin India
Usted está aquí:Inicio / NEF / NEF 2013 / Noticias en Familia - 14 de febrero de 2013
14/02/2013

Noticias en Familia - 14 de febrero de 2013

Sumario

 

pdf.pngformato PDF 

 


  

La palabra del Padre General

nef1302-01.jpg

LA PASTORAL VOCACIONAL BETHARRAMITA

El trabajo vocacional tiene que ser nuestro primer compromiso pastoral. Si el carisma ha sido para nosotros la oportunidad de encontrarnos con Jesús y ese encuentro dio una nueva orientación a nuestra vida, dándole sentido a todo y llenándonos de alegría, no podemos dejar de proponerlo a otros para que tengan la misma experiencia.

Podríamos decir que la PV es el primer paso de nuestra misión porque de lo que se trata es de hacer la propuesta del Dios-Amor manifestado en Jesucristo, anonadado y obediente. De esto se trata en primer lugar y no de conseguir personas que puedan dar continuidad a nuestras obras. Sin frutos en esta etapa de la formación no es posible pasar a las siguientes. Es cierto que no importan los números, pero sin ningún candidato no habrá formación y por lo tanto no habrá religiosos en el futuro.
Leyendo la historia de la llegada de nuestros religiosos a Italia impresiona ver cómo su mayor preocupación era la de conseguir vocaciones para la Congregación. Así sucedió también en otras partes. Durante mucho tiempo los religiosos delegaban el trabajo de la propuesta vocacional al padre reclutador y los demás se desentendían del asunto. Así sucede muchas voces hoy. Pero la preocupación vocacional tiene que ser de todos si creemos de verdad en nuestra vocación y en nuestra misión y si amamos de verdad a los jóvenes y a la Congregación.
En un mundo donde se afirma permanentemente que hay una gran sed de Dios, tenemos que encontrar los modos adecuados para hacer la propuesta de nuestro carisma a los jóvenes con seriedad y con un lenguaje adaptado.
Nunca ha sido fácil vivir con responsabilidad la vida cristiana. Tampoco en nuestro tiempo. No creo que hoy sea más difícil, sino diversamente difícil. No nos resulta fácil acercarnos y acompañar a los jóvenes, pero ¿ se reduce a eso el problema evangelizador o vocacional? Les comparto una reflexión que acabo de leer en la revista española Vida Nueva n° 2.823, 10-16 nov. 2012, pag. 50:
Las primeras masas de estudiantes que no han sido catequizadas llegan a la universidad. Algunos de ellos, tampoco han recibido ningún tipo de educación ni de formación religiosa, por lo que ignoran absolutamente ese mundo, su lenguaje, sus formas, sus relatos, sus rituales y contenidos. A pesar de ello, abundan los prejuicios y los tópicos, las visiones estereotipadas de lo religioso que se han forjado a través de los medios de comunicación audiovisual, su principal fuente de información.
No sienten aversión hacia el hecho religioso; la gran mayoría son indiferentes, están en otra onda, como dicen ellos. Me encuentro en el aula con estudiantes que desconocen la parábola del hijo pródigo, el contenido de las bienaventuranzas, pero también una oración como el Padrenuestro o el Avemaría. El eclipse de los valores religiosos es un hecho manifiesto, aunque varía según entornos y áreas de la geografía de nuestro país.
Todo ello da qué pensar, es sintomático. Quizás estos estudiantes son la expresión del final de un mundo o, quizás, la resultante de un olvido de grandes dimensiones…
La nueva evangelización debe ser una ocasión para repensar los mecanismos de transmisión y revisar por qué han fallado estrepitosamente durante el último medio siglo. También debe ser un momento oportuno para reflexionar sobre el lenguaje idóneo con el que transmitir el Evangelio en un mundo saturado de imágenes y de banalidad, ajeno al silencio y al valor de la seriedad. FRANCESC TORRALBA | Filósofo.
Es cierto que como en toda otra actividad pastoral, aquí se trata de pedir al dueño de la mies para que mande obreros a su mies… Yo estoy convencido de que ese camino pasa por una pastoral juvenil en la que se practican los EE ignacianos y el acompañamiento espiritual con continuidad. Es cierto también que lo más importante es el testimonio gozoso de nuestra vida y de nuestras comunidades. Pero no basta. Como en la evangelización, a la pregunta irresistible de ¿Éste por qué es así?, tiene que seguir la razón de nuestra esperanza con sencillez y mansedumbre; y la propuesta: desde que conocí a Jesús anonadado y obediente y me encontré con él soy feliz; tu también puedes ser feliz si lo conoces, lo amas y te encuentras con Él. ¿Cómo conocerán a Jesús anonadado y obediente si nadie se lo propone? ¿Cómo será el mundo y la Iglesia sin hombres y mujeres que quieran ser anonadados y obedientes cómo Jesús? ¿Y qué será de nosotros por no haber tenido el coraje de proponerles el estilo de vida del Evangelio?
Nuestro testimonio de vida cristiana es tan precioso como frágil. Brilla su belleza en los mártires a lo largo de toda la historia de la Iglesia. Brilla también hoy cuando es auténtico. El testimonio de nuestra vida cristiana no es algo que se añade a ésta. Es nuestra vida misma en su referencia coherente a Jesús, cuyos rasgos, actitudes, acciones, palabras queremos reproducir. Con toda nuestra vida de religiosos somos signo y anuncio de Jesucristo (RdV.13). Todo lo que somos y vivimos manifiesta, habla de alguien más que de nosotros mismos, manifiesta la persona de Jesús. Nuestra gran preocupación no tiene que estar en dar testimonio, sino en vivir de verdad nuestra vida cristiana, lo cual por sí mismo será ya testimonio. Tenemos que ser cristianos por lo que significa Jesucristo en nuestra vida y no para que nos vean los demás, aunque no dejarán de vernos.
Pero todos nuestros testimonios son limitados, son testimonios de pecadores. Tenemos que convertirnos permanentemente, con un esfuerzo ascético, para que nuestra vida responda al seguimiento de Jesús en todo su alcance. Además, muchas veces las incoherencias  de otros puede quitar valor testimonial a nuestra vida cristiana  vivida responsablemente.
Por otra parte, nuestra vida cristiana vivida con seriedad vale por sí misma y no por el valor que le den los demás. Así como puede ser significativa para algunos, para otros puede ser indiferente y a otros puede llegar hasta a molestarles, provocando, en vez de una admiración, una persecución. Es lo que sucede en la parábola del sembrador: la semilla que es buena la deja caer el sembrador en todos los terrenos, que la reciben según sus propias disposiciones que condicionan la producción (Mc. 4, 1-20).

Gaspar Fernández Pérez, SCJ

 


 

smichel.jpgSan Miguel Garicoïts escribe... 

¡San Ignacio recomendó la obediencia con tanta fuerza! Reglas, cartas sobre la obediencia y la perfección religiosa. Motivos: 1º porque si no se caracterizan por la virtud especialmente atribuida a Jesús en la Escritura (Fil 6,38 2,8 Jn 6,38 y Sal 39,9), los que hacen profesión de tener a ese Salvador como modelo no podrían alcanzar, ni de lejos, su perfección; 2º porque, visto que las Reglas no obligan bajo pena de pecado, la disciplina se relajaría rapidamente si no estuviera sostenida por un respeto infinito a las órdenes de los Superiores; 3º porque sólo la obediencia produce en el alma todas las otras virtudes y las conserva, después de haberlas generado. Por otro lado, lo que constituye esencialmente el estado religioso es el voto de obediencia. ex theologis post Thomam.     (M 400)

 



VIDA DE LA CONGREGACIÓN

nef1302-02.jpg

Reuniones en la Casa general - Roma

CONSEJO DE CONGREGACIÓN
(21 - 27 de enero)


Desde el 20 al 27 de enero se ha reunido, en la Casa General, el Consejo de Congregación.  Una intensa semana en comunión con las diferentes realidades de nuestra Congregación, representadas por los Superiores Regionales y el Consejo General. La Regla de Vida pide que por lo menos una vez cada dos años se realice esta reunión, pero se ha instaurado la costumbre de realizarlo cada año, facilitada también por el número más reducido de miembros.
Es, como decía, una hermosa experiencia de comunión;  francés, español, inglés, italiano: estuvieron presentes los cuatro principales idiomas hablados en la Congregación, pero mucho más en profundidad la vida, con sus esperanzas e inquietudes de cada vicariato.
Evidentemente el tema principal ha sido el jubileo betharramita por los 150 años de la muerte de nuestro Fundador: todos nos sentimos comprometidos a hacer de este año un tiempo de gracia. El carisma ha recorrido tantos años, desde el corazón de Cristo, hacia el corazón del mundo, gracias a la inspiración de San Miguel y la fidelidad de tantos religiosos y laicos y tiene fuerza para seguir creciendo.
 La Casa Madre de Betharram será ciertamente el punto de llegada y también punto de partida para muchas actividades: por de pronto se está  restaurando la Capilla de San Miguel, con  una nueva ubicación para su estatua y una reestructuración de todo el conjunto. Es el más valioso patrimonio de nuestra Congregación y todos nos sentimos llamados a hacer lo posible para que sea mejor valorizado.
La principal responsabilidad del Consejo de Congregación es la puesta en práctica de las decisiones del Capítulo General. Todo está en marcha y con bastante entusiasmo y disponibilidad. Se han conformando comunidades internacionales en Pau, Olton, Great Barr…está preparado el terreno para otras comunidades en Mendelu, Droiwicth….quizás pronto en Vietnam. La conciencia de internacionalidad se percibe con siempre mayor claridad en los diferentes Vicariatos, especialmente entre los jóvenes religiosos: esto responde a un cuidadoso discernimiento, en base a proyectos claros y también atractivos. Es una manera de renovarnos y poner vida, donde a veces quiere prevalecer el desánimo y el cansancio.
Hablamos también de los laicos y de las diferentes maneras de participar y beber del carisma de Betharram, según el estilo y la cultura de cada país. Se van aclarando los principales rasgos que definen (sin uniformar) el perfil del laico betharramita . En algunos países están más organizados, en otros menos: pero queda siempre más claro que corresponde a nosotros religiosos abrirnos a ellos y permitir que el tesoro que hemos heredado de San Miguel alcance a ellos también. Del Corazón de Cristo al corazón del mundo…¿Cómo no recordar la genial intuición del Concilio Vaticano II que define al laico: “Hombre de Iglesia en el corazón del mundo y hombre del mundo en el corazón de la Iglesia”…Han pasado 50 años de esto, y tampoco en la Iglesia se da espacio suficiente al laicado (no siempre, ni en todas partes ha conquistado su corazón)…El Consejo de Congregación nos ha impulsado a hacer crecer o por lo menos no ahogar los muchos signos de vida y de esperanza, presentes en variados grupos  laicales de cada Vicariato.
Muchos otros temas se han tratado en esa semana de comunión congregacional: el fortalecimiento de la caja para la Formación, la animación vocacional, la participación en la Jornada Mundial de Jóvenes en Rio de Janeiro, la preparación a la Profesión Perpetua, la situación económica de las tres regiones (Europa comparte con los demás la crisis económica, en los países emergentes parece que hay más optimismo): en la gran y sencilla familia de Betharram estamos llamados a vivir concretamente la economía de comunión.
La oración compartida en la hermosa capilla de la Casa General nos ha renovado en nuestra fe y disponibilidad: “Eccomi…” cantamos el primer día, y seguimos cantando en los respectivos lugares de misión.

Tobia Sosio, SCJ

 

 

nef1302-03.jpg
(PP. Laurent Bacho, Sylvain Dansou, John Chan, Jacky Moura, Gustavo Agín, Guido García, y dos envitados: PP. Simone Panzeri y Stervin Selvadass)

SERVICIO DE FORMACIÓN
(28-31 de enero)

Los miembros del Servicio de Formación Betharramita, junto al P. Gaspar Fernández Pérez hemos compartido unos intensos días de trabajo, en los cuales hemos podido repasar la realidad de la formación en nuestra familia religiosa, compartir los gozos y las fatigas, las alegrías y las esperanzas de la misión que se nos ha sido encomendada, y proyectar juntos los pasos a seguir en el  futuro inmediato.
Al volver la mirada sobre el trabajo de estos días, brota en el corazón un sentimiento de acción de gracias al Señor, sobre todo al volver la mirada sobre la vida de todos nuestros jóvenes en formación que se sienten movidos a querer consagrarse por entero al Señor según el carisma propio de Betharram. Ser testigos privilegiados del llamado que Jesús hace a cada uno de ellos nos fortalece y nos compromete a renovar nuestra misión.
Asimismo, hemos podido poner en común la vida de nuestras casas de formación de todo el mundo, las actividades que realizan los formandos de cada una de las etapas de la formación inicial, los desafíos que cada región debe afrontar.
Junto al P. Enrico Frigerio, quien se hizo presente para la ocasión, hemos evaluado la última sesión de preparación para la profesión perpetua del año pasado. Todos los formadores que participamos de la sesión dimos nuestro parecer y, a su vez, pudimos volcar las inquietudes que los mismos participantes de la sesión nos han hecho llegar, así como las sugerencias para mejorar aún más la experiencia en los años venideros.
Una puesta al día de la Ratio Formationis era necesaria desde la nueva edición de la Regla de Vida (febrero de 2012). La Ratio había sido enriquecida recientemente con la incorporación del punto 4 del capítulo 1, a saber, los «elementos de la pedagogía betharramita», y otras incorporaciones diversas sugeridas por los mismos formadores. Con todo este nuevo material, hemos trabajado en una nueva y definitiva redacción de la Ratio, la cual verá la luz a la brevedad, luego de ajustar algunos detalles redaccionales.
En estos días, asimismo, dado que nos hallábamos presentes los tres maestros de novicios de los tres noviciados regionales (Belén, Adrogué, Bangalore), nos hemos detenido de manera particular en la etapa del noviciado.  Hemos compartido la realidad de cada uno de los noviciados y, además,  pudimos constatar la importancia ineludible de los Ejercicios Espirituales de san Ignacio como una preciosa herramienta de nuestra herencia carismática. El mes ignaciano se  propone a los novicios como el eje central de dicha etapa de la formación con el fin de lograr una experiencia profunda del amor de Dios y de seguimiento de Cristo. De hecho, los Ejercicios Espirituales del santo de Loyola ayudan al novicio a que dé un paso importante hacia la conversión al Evangelio, el encuentro personal con Cristo, la experiencia del carisma, la opción por su vocación y su disposición para la misión (Ratio Formationis 98).
Por último, el P. Graziano Sala nos ha ofrecido una visión completa de la situación económica de la Congregación con respecto a la formación. Es de notar la solidaridad que existe entre los vicariatos, que viven una verdadera economía de comunión. Sin embargo, es necesario redoblar el esfuerzo de todos los religiosos en orden al sostenimiento de la formación.
Hacia el fin del mes de enero hemos concluido con nuestro trabajo. Volvemos cada de uno de nosotros a nuestros lugares, para continuar con la misión que se nos ha sido encomendada. Que el Señor, por intercesión de María de Betharram, San Miguel, la Beata Miriam y el Venerable P. Ethchecopar, siga bendiciendo nuestro trabajo y camine siempre a nuestro lado. ¡Adelante Siempre!

Guido García, SCJ

 

 

nef1302-04.jpg
(P. Gustavo Agín, P. Gianluca Limonta, P. Jacky Moura, P. Graziano Sala F. Andrew Ferris)

ENCUENTRO DE LA COMISIÓN RECYCLAGE 2015

Cerca de la fiesta de la Presentación del Señor, día de júbilo y de oración por la Vida Consagrada, se reunió en Roma, en la Casa General, la Comisión de estudio para la sesión de formación para los religiosos con más de cuarenta años de edad, que tendrá lugar en la Tierra Santa, en el verano de 2015.
Durante seis días de intenso trabajo, como miembro de este grupo de estudio, puedo asegurar que, en auténtico espíritu de servicio y de fraternidad, hemos tratado de proyectar un camino, con clara orientación bíblico-experiencial, que pueda ayudar a los participantes al encuentro a relanzar y fortalecer su dimensión humana y vocacional para que logren una nueva síntesis vital entre experiencia y Evangelio, entre la vocación y la vocación a ser betharramita.
Por medio de un cuestionamiento continuo y apretado, se comenzó la construcción de un itinerario formativo que pudiera ayudar a los participantes, después de algunos o de muchos años desde la Profesión Perpetua, o la Ordenación Sacerdotal, desde el último período de “descanso” o de sesión, a revisar su propia vida de hombre y de religioso de Betharram.
A la luz de lo que afirma Benedicto XVI en el motu proprio Porta Fidei, en el nº 6: “gracias a la fe, esta vida nueva conforma toda la existencia humana por la radical novedad de la resurrección. A medida de su libre disponibilidad, los pensamientos y los afectos, la mentalidad y el modo de comportarse del hombre quedan lentamente purificados y transformados, en un camino nunca completamente acabado en esta vida”.
Además, como nos recuerdan las Actas del XXVI Capítulo General, al comienzo de la cuarta parte, es necesario insistir “en la prioridad de la formación permanente, fundamentada en el acompañamiento personalizado de cada uno que favorezca la experiencia de Dios y la profundización de la vocación” (nº 4).
En este sentido y con este espíritu, los días de sesión en Tierra Santa estarán marcados por momentos de reflexión y de compartir a partir de la riqueza y de la unicidad ofrecida por los lugares bíblicos (Belén, Nazaret, Jerusalén y otros) para dejar espacio a la revitalización de un camino de fe que culminará en los diez días de Ejercicios Espirituales, al estilo de San Ignacio.
Con equilibrio y homogeneidad entre días de trabajo y días de descanso, muy preciosos para interiorizar lo que se va a vivir en esos lugares, los participantes tendrán ocasión de encarnar en su vida y en su misión esas palabras que tanto gustaba repetir San Miguel: “Aquí estoy, sin demora, sin reservas … sólo por Amor”.

Gianluca Limonta, SCJ 

 

 

AVISO DEL CONSEJO GENERAL

  • El 24 de enero, el Superior General con su consejo aprobó el nombramiento de P. Mario Sosa como superior de la comunidad del colegio y de la parroquia “San José” de Asunción (Vicariato del Paraguay).

IN MEMORIAM

  • El 23 de diciembre, en Chéraute (Francia), murió el Sr. Battit Béhocaray, hermano del P. Bernard Béhocaray scj. Nuestra oración de sufragio se une a la de su familia y a la del P. Bernard.


 5 minutos con...

... los tres Superiores regionales

nef1302-07.jpg

   

Después de dos años de servicio en las Regiones y a punto inaugurar el Año dedicado a S. Miguel, hemos pedido a los Superiores Regionales, reunidos en Roma por la tradicional cita del Consejo de Congregación (21-27 de enero), que nos hablen de la vida y de los proyectos de las Regiones.
Con lo que nos han contado podemos hacernos una idea rápida y eficaz, de lo que se vive, hoy, en la Congregación...

Nef: Después de dos años como Superior Regional, ¿cómo ve la Región de la que es responsable? ¿Cuáles son los puntos positivos? ¿y las fragilidades?

- Padre Jean-Luc: Me resulta difícil decir en pocas palabras mi visión de la Región San Miguel Garicoits, aunque más no sea que por ser la primera por cronología y por nombre: una larga y rica historia, cinco vicariatos, ocho naciones, unos veinte jóvenes en formación, alrededor de ciento cuarenta profesos perpetuos, con la edad media más alta de toda la Congregación. Las dos comunidades más importantes de la Región son respectivamente la casa de reposo de Betharram y la casa de formación de Adiapodoumé. Todo un símbolo, a la vez de la ancianidad y del patrimonio espiritual que representa y de las esperanzas de la juventud – de la Iglesia y del mundo - que se viene, en África especialmente.Quien dice ancianidad, piensa envejecimiento, dificultad de proyectarse hacia el futuro, resistencia al cambio; quien dice juventud evoca búsqueda de identidad, crisis de crecimiento… tantas actitudes que revelan, en positivo, la fuerza de nuestras debilidades, a una condición: recuperar la verdad, la belleza y el entusiasmo de nuestro carisma. Entonces, la edad avanzada puede llevar a la sabiduría, un alejamiento del activismo, una mirada de fe bondadosa y liberadora sobre los demás. Entonces, a la luz de la Palabra de Dios y en contacto con los hermanos, la impaciencia de los comienzos se duplica en sed de aprender y en capacidad de cuestionarse y en una fresca creatividad que hace todo posible.
Así, soy menos optimista cuando me miro y cuando miro los números, estoy más esperanzado cuando considero la eterna novedad del “aquí estoy” del que somos portadores y que también nos soporta. Y cuando me pierdo en los problemas y pierdo de vista el sentido profundo de mis funciones, retomo la carta 253 de nuestro Padre San Miguel: “¿Qué hace falta de nuestra parte para atraer las bendiciones de Dios sobre [Betharram]? Una estima sincera de nuestra vocación y de nuestra misión, una disposición interior y habitual a cumplir (…) según nuestras reglas, como verdaderos instrumentos del Sagrado Corazón de Jesús, todos los deberes de esta linda posición”. Sí, “con un poco de fe y de espíritu religioso, nada (nos) falta” para que todo ande bien y para andar todos juntos, según su santa voluntad.

- Padre Gustavo: Es una mirada de paz y misericordia, como la de Jesús con Pedro, realista y esperanzada.
Por momentos en soledad, abandonado a la Misericordia del Crucificado, cercano a Cristo aparentemente vencido...
Otras veces en compañía: viendo sin comprender, caminando en la oscuridad de la fe, pero unido a los hermanos.
Elementos positivos: 1. La frescura de los religiosos jóvenes y su “sana insatisfacción” que nos desafía a lanzarnos hacia nuevos horizontes en la construcción del Reino. 2. El hambre espiritual de los laicos y su aporte a la misión compartida. 3. La sabiduría de los religiosos mayores que aceptan dejar de lado algunas: visiones, obras propias, afectos: para dar espacio a los desafíos de una vida religiosa renovada, en un contexto de incertidumbre eclesial.
4. La depuración de miembros que, si bien nos duele, representa un signo pascual frente a la propuesta de vivir en la verdad de lo que somos: religiosos betharramitas. 5. Las experiencias de despojo eclesial a que somos sometidos últimamente por los pastores de la Iglesia, que nos permiten responder: sin conformismos, desde la obediencia, como “camp volant”.
Fragilidades: 1. Algunos religiosos que padecen cansancio, desánimo, desunión y que sin querer contagian amargura (posiblemente por no comprender algunos proyectos…, por sentirse solos…, o porque construir el Reino desde un nuevo Betharram los deja perplejos…, o por otros motivos no expresados…).  2. Los nuevos desafíos eclesiales, a veces, quedan en la penumbra al tener que mantener  grandes estructuras o tareas gratificantes.  De ahí, nuestra timidez para comprometernos con el mundo  de los pobres y excluidos. 3. El riesgo de aburguesarnos por el materialismo reinante, sea como ministros o como religiosos. La ideología dominante a que adhiere cada uno, su cultura,  o su edad, no lo exime de este riesgo. 4. La falta de compromiso efectivo con el cultivo de una renovada experiencia interior del Amor de Dios. Poco tiempo dedicado a la vida interior. Algunos muy acaparados por los atractivos de la comunicación, la informática, etc…

- Padre Austin:Nuestra Región, Beata Miriam, es joven y en pleno crecimiento, con el entusiasmo, las alegrías y los dolores propios de toda vida nueva.
De los 57 profesos perpetuos de la Región, 41 son jóvenes religiosos de Índia o de Tailandia; los jóvenes en formación son el doble.
Algunos entre los jóvenes sacerdotes dieron prueba de ser capaces de asumir responsabilidades importantes sea en su país como en otros. Pienso en el P. Chan en la Índia, al P. Wilfred y al P. Mongkhon en Inglaterra, al P. Stervin y al P. Pornchai en Francia. Trajeron al Vicariato “de edad” de Inglaterra un sentido de dinamismo y de eficiencia que representa una bendición para todos. También pusieron en evidencia el carácter internacional de nuestra Congregación.
Las bendiciones y los intercambios espirituales tomaron direcciones diferentes. Los dos vicariatos más jóvenes nos dieron energías y entusiasmos, mientras que el Vicariato “hermano mayor” dió estabilidad, ayuda financiera, relación entre la tradición y una perspectiva de más amplio respiro. Por lo que se refiere a Tailandia, entre los “hermanos mayores” hay que incluir Italia, Francia y España.
El histórico testimonio de los betharramitas europeos más ancianos fue particularmente importante en Tailandia donde, con generosidad y espíritu misionero, fundaron la diócesis de Chiang Mai y dejaron un ejemplo que otros pudieran seguir.
Escuché a Obispos, tanto en Índia como en Tailandia, decirme: “Por favor, dame algunos de tus jóvenes religiosos para que hagan en mi diócesis el mismo trabajo que hicieron en Chiang Mai.
Como en todos los nuevos emprendimientos misioneros, las finanzas son un problema, especialmente para la formación (particularmente en Tailandia), pero esto puede ser un estímulo para la búsqueda de autosustentamento y una ayuda para hacer un discernimiento sobre las obras que hay que tener y las que hay que dejar.
Si hay un punto flojo en este sentido, se refiere a la relación con la espiritualidad de San Miguel, relación que no está tan clara no sólo en Tailandia y en India, sino también en Inglaterra. Sospecho que en el período crucial de mediados del siglo XX, cuando se hizo necesario reinterpretar el espíritu de San Miguel para nuestro tiempo, simplemente no teníamos bastante personas preparadas para esta tarea, contrariamente a lo que sucedió con Franciscanos y Jesuitas.
Agradezco al Señor por la generosidad de los religiosos que, en diversos países, recientemente trataron de llenar ese vacío. En los tres vicariatos se dieron pasos gigantescos, al reintroducir los Ejercicios Espirituales de San Ignacio. 

¿En qué proyectos está embarcada, en este momento, la Región?

- Padre Jean-Luc: El Capítulo General de 2011 marcó el norte con un proyecto para la Vida Religiosa y para la Misión: la creación de comunidades internacionales que, se supone, tienen que revitalizar el viejo tronco y desplegar nuevas energías para la animación espiritual y para la evangelización. Se apuntó a tres lugares para la Región: Pau, Nazareth y Mendelu. El primer proyecto, estimulado por la llegada de jóvenes religiosos de India y Tailandia, está en una etapa de realización; el segundo todavía está siendo pensado; el tercero está en fase de discernimiento.
Naturalmente, por su alto coeficiente histórico y afectivo, Betharram no podía permanecer extraño a ese movimiento. Desde el pasado otoño, por pedido del Superior General y con la ayuda de un experto y de amigos laicos, un grupo de trabajo reflexiona sobre la situación actual y sobre el futuro de la casa madre. Lo que está en juego no es sólo lo económico o lo material, aunque esto salta inmediatamente a la vista. Está en juego una manera de ser comunidad en misión. Está cuestionada nuestra fidelidad al pasado, pero sobre todo, nuestra coherencia con el proyecto del fundador, en atención a los signos de los tiempos.
En ese sentido, lo que vale por el lugar de Betharram es significativo por el conjunto. La cuestión de fondo es: “¿Queremos vivir? ¿Qué queremos vivir?”. A partir de allí, sin duda, el “cómo” encontrará su respuesta, en Betharram y en otros lugares.

- Padre Gustavo: En el proyecto regional que nace de la vida de los vicariatos y las comunidades se puede apreciar: 1.Resurgimiento de la Pastoral Vocacional (Después de un éxodo de hermanos por ciertas crisis, y dos años de vacas flacas, en 2013 entran al aspirantado de VIBRA (5) y VIPAR (4) un total de 9 jóvenes. 2. Formación de formadores: dos en VIPAR y dos en VIBRA: comienzan a hacer cursos específicos y a asumir responsabilidades en casas de formación.  3. Avances para una Nueva experiencia de Misión Regional en Uruguay. Opción del Capítulo Regional 2010. 4.Resurgimiento del espíritu misionero entre los jóvenes de las obras betharramitas. 5. Imprimir a las comunidades un espíritu más fraterno con el Proyecto Comunitario Apostólico. 6. Creciente inclusión y cooperación con los laicos en la Evangelización por medio de la Pastoral Educativa (tenemos 15 colegios en la Región animados por ellos). 7. Constitución de equipos  regionales de: Formación Permanente, Pastoral Vocacional y formación, Pastoral Educativa, Animación Misionera, Economía de Comunión. Encuentros anuales. Actividades regionales.
8. Progresiva regularización administrativa del proyecto económico.  Comunión de bienes regional y congregacional. 9. Acompañamiento a jóvenes religiosos con encuentros, diálogos y delegación de algunas responsabilidades.

- Padre Austin: Pequeños y grandes proyectos no faltan en los tres vicariatos. En Tailandia tratamos de concentrarnos en el ministerio en favor de los refugiados Karianos, oriundos de Myanmar, en una región limítrofe entre tres diócesis, mientras que en la Índia comenzamos una misión en el Nordeste con una comunidad ubicada en una zona prevalentemente musulmana. Los tres vicariatos tienen comunidades internacionales, y en Inglaterra arrancamos con tres comunidades internacionales, confiando puestos de responsabilidad a jóvenes religiosos de Asia. Su deseo y su capacidad por dejarse involucrar en el ministerio en un ambiente europeo constituyó una gran bendición en estos últimos años.
En los tres vicariatos, la ayuda de los laicos se reveló importante. En Inglaterra, los “Companions of Betharram” son una prolongación significativa de la familia betharramita, mientras que en la Índia los laicos asociados enseñaron el inglés a los estudiantes más jóvenes y ayudaron a recoger fondos para la construcción del nuevo seminario. Los laicos betharramitas de Tailandia están menos organizados, pero su ayuda, su amistad y su apoyo financiero es muy fuerte, sobre todo para los seminarios de Sampran.

Este año en el que se lanzará el 150º aniversario de la muerte de San Miguel, ¿cómo las comunidades, los vicariatos y la Región van a vivir este acontecimiento?

- Padre Jean-Luc:La geografía favorece nuestra Región, por lo menos en el norte. Betharram será el epicentro de muchos momentos fuertes de nuestra familia: apertura del Jubileo, con el Cardenal de Bordeaux, el 14 de mayo con un “estreno mundial”, la Misa de San Miguel cantada por el “Petit Coeur” del mismo nombre, retiro de los religiosos predicado por el P. Gaspar Fernandez, seguido por la fiesta de Nuestra Señora de Betharram el 28 de julio; la sesión internacional de los Hermanos prolongada por las fiestas de la Santa Cruz, presidida por Mons. Landel scj…
En Pau, como en Roma y Albiate una exposición de fotos sobre la cuna de la Congregación permitirá alcanzar a un público más grande. El 1º de junio, un coro de 60 jóvenes jordanos ligados a nuestra comunidad de Zarka va a comenzar en Pau su primera gira europea, festejando la Beata Miriam. En la ciudad eterna, una Misa solemne tendrá lugar el 23 de junio en San Luis de los Franceses, precedida por una vigilia de oración en el santuario de “Miracoli”. Retiros para laicos, propuestas alrededor de la JMJ, tardes para chicos de catequesis en Betharram, están en la carpeta. En Costa de Marfil, encuentros de jóvenes, iniciativas musicales (CD, festival de coros) se están organizando también. Es imposible citar todo.
Pero lo que importa no es la sucesión de acontecimientos y celebraciones. Es el espíritu que los motiva: la preocupación por reavivar en nosotros el don que recibimos, la voluntad de valorizar lo que suscitó y continúa suscitando en la Iglesia, el deseo de “procurar a los otros la misma felicidad”.
Cada vicariato tendría que aprovechar asambleas y retiros para profundizar el compartir  y el compromiso apostólico en la línea del “aquí estoy”; cada comunidad, al cuidar su calidad de vida de oración y de vida fraterna, abriendo un poco más su capilla y su mesa a laicos, jóvenes y adultos, será testigo de la alegría y de la disponibilidad del Verbo Encarnado. En fin, nada más que ser, lo mejor posible, como San Miguel Garicoits nos ha querido. Pero, por supuesto, nada menos.

- Padre Gustavo:  Se celebrará, entre otras muchas actividades, de la siguiente manera: Las comunidades: 1. Renovación en el Carisma reflejado en sus proyectos comunitarios. 2. Fiestas populares y celebraciones en los colegios y parroquias junto con los laicos. 3. Asumiendo el lema y el logo propuesto por la Congregación en las comunidades y difundiendo el carisma con catequesis adecuadas.
Los Vicariatos: 1. Retiro anual  inspirado en temas sobre el Carisma de San Miguel Garicoïts (VIBRA). 2.Visita y/o procesión con las reliquias de San Miguel Garicoïts que están en La Plata (VIARUR). 3. Peregrinaciones laicales a los “lugares santos” de Betharram y del Carisma. (VIARUR – VIBRA)
La Región: Edición en Español de las Correspondencia de San Miguel Garicoits en los tres tomos. 2. Encuentros regionales de Laicos, y de Educadores. 3. Pre- jornada de la JMJ en Brasil. 4. Encuentro de jóvenes religiosos de la región. 5. Jornadas sobre San Miguel en las misiones y antes de las  futuras ordenaciones sacerdotales (tres).

- Padre Austin: El año jubilar de San Miguel será caracterizado en los tres vicariatos por las tradicionales liturgias solemnes con los obispos locales, con los laicos amigos y los que trabajan con nosotros, pero, a parte de esto, tenemos nuestras esperanzas y nuestros proyectos para el Jubileo. En la Índia, esperamos ver la apertura del nuevo Seminario de Mangalore; en Tailandia esperamos lanzar de manera adecuada la nueva misión en favor de los refugiados en la diócesis de Ratchaburi; mientras que en Inglaterra queremos avanzar en el crecimiento del Grupo de Espiritualidad Betharramita y compartir más nuestra espiritualidad con grupos parroquiales y en las escuelas.
Inglaterra tiene un número significativo de Religiosos Hermanos y vamos a estar muy contentos de unirnos a la Peregrinación de la Región San Miguel, prevista para los religiosos Hermanos a Betharram e Ibarre, en el mes de setiembre.
El entusiasmo por la Jornada Mundial de la Juventud quedó un poco apagado por los costos y la logística, pero estamos trabajando en un proyecto alternativo para los Jóvenes Betharramitas de los tres vicariatos, proyecto que se realizará en Tailandia al comienzo de 2014, antes que termine el año jubilar.
Por último, mirando retrospectivamente a los acontecimientos a partir de la creación de las regiones, en 2008, quedo sorprendido y admirado por las grandes bendiciones, protecciones y ayudas que recibimos.
Nunca hubiera esperado ser Superior Regional y siempre me consideré inadecuado para ese papel, pero estos últimos cuatro años fueron una lección de cómo Dios viene en ayuda del débil y del no apto. Mi imagen preferida es la parábola evangélica del agricultor que tiró la semilla en la tierra; ella creció también cuando él dormía... “Duerma o vigile, de noche o de día, la semilla germina y crece. Cómo, ni él lo sabe” (Mc 4,27). Dios hizo crecer las cosas para nosotros, hasta cuando (¿Especialmente cuando?) el Superior Regional estaba durmiendo.




IN MEMORIAM

nef1302-06.jpg

 

Padre Daniel Ramón Martín

Rosario - Santa Fé, 7 de enero de 1939 - Buenos Aires, 2 de febrero de 2013

El 2 de febrero de 2013, día de la vida Consagrada, el P. Martín se presentó al Padre junto con Jesús. La corta convalecencia le permitió vivir conscientemente el momento sublime de su entrega definitiva al Señor, que comenzó al hacer su primera profesión en Villa Betharram, Adrogué, hace 55 años.
Martín nació en Rosario el 7 de Enero de 1939, desde muy niño quedó huérfano de madre. El padre, los abuelos y sobre todo las tías, Ana y Marta, le dieron una educación cristiana y como conocían al P. Carraro, misionero betharramita en China y por él a los religiosos del Colegio Sagrado Corazón, con unos diez años ingresó en el Apostolicado de Barracas.
Era un niño de pequeña contextura, aplicado, vivaracho y travieso que aprovechó muy bien la educación seria que se daba en ese centro betharramita. De allí, pasó a Adrogué donde tuvo como Maestro de novicios al P. Permasse y en el escolasticado a los “beneméritos” padres Craviotti, Rodríguez, Cerutti y Camy entre otros.
Fue ordenado en “1962, el Año del Concilio”, como hizo poner en la estampa recordatoria. El había sido formado en  la teología tradicional, sin embargo aceptó, asimiló y transmitió los nuevos aires en la cristología, la eclesiología, la pastoral, la teología de la vida religiosa. Expresiones clásicas de Martín eran: “una evangelización y catequesis kerigmática”, “el misterio Pascual de Cristo”, “la Iglesia es el Cuerpo vivo de Cristo hoy en la historia”, “los laicos, los bautizados, templos vivos de Jesucristo” “El sacramento del matrimonio es como el nosotros del amor”…. Junto a la incorporación de todo lo que aportaba el Concilio, Martín supo conservar el amor por la vida interior que había recibido de su formación tradicional.
Vivió siempre con la misma pasión la tensión posconciliar: Medellín, Puebla… Y las incomprensiones del momento lo llevaron a apartarse por unos años de Betharram para ser párroco en La Paz, Provincia de Entre Ríos, Diócesis de Concordia, donde trabajó siempre con el mismo celo pastoral y espiritual. Allí fue a buscarlo el P. Echeverría con quien volvió a la comunidad del Colegio San José de Asunción, sin rencor y con gran dosis de humildad. En la Parroquia San José se entusiasmó con el Camino Neocatecumenal, visitaba a los enfermos y trataba de comprometer a los laicos en la vida de la parroquia.
Martín era un apasionado de la vida y de su vocación religiosa y sacerdotal. Tenia un alma misionera. Martín se tomó muy en serio su misión de Maestro de novicios y apuntaba sobre todo al trabajo de la interioridad, valorando los Ejercicios ignacianos como un medio excelente para el encuentro con Cristo y el discernimiento. Una legión de jóvenes betharramitas, formados en Adrogué, lo recordará siempre por sus consejos, sus “libritos” y el sacramento de la misericordia.
Fue párroco de Martín Coronado. También en esto era un apasionado. Recuperó para la parroquia el Centro Pastoral Familiar. Todos recordarán todavía sus apasionadas homilías y las bulliciosas Fiestas patronales en el barrio: “nuestra Madre, La Virgen de Betharram, sale a recorrer las calles de Martín Coronado…”. Recordarán también el entusiasmo que puso para renovar la parroquia, organizando el SINE. Todos esos entusiasmos, le traían también grandes rabietas, porque no todos estaban convencidos de sus proyectos. Y las rabietas lo llevaban a grandes bajones, que lo hacían sufrir mucho.
Tenía clara su vocación consagrada y su identidad betharramita. Admiraba la persona de San Miguel Garicoits, “una figura señera”. Conocía en profundidad el carisma que nos dejó porque leía, reflexionaba y rezaba sus escritos, y afirmaba: “que por una intuición propulsora había descubierto el meollo del Evangelio”. Quedan como testimonio su “ensayo kerigmático del carisma en clave de Nueva Evangelización” y las “Hojitas de espiritualidad”, que elaboró durante más de una década, como un servicio para los laicos, en cuya vocación creía. Pero los quería, más que en el ambón o en la sacristía, en las diferentes “posiciones” donde les ha puesto la vida y en la vivencia del sacramento del matrimonio.
No puedemos dejar de pensar en la fascinación de Martín al contemplar cara a cara a ese Jesús resucitado que tanto había conocido, amado, seguido y predicado… Habrá dicho en lo profundo de su corazón aquello que tanto repitió en el salmo: “El Señor es fiel a sus palabras, bondadoso en todas sus acciones (…) El Señor cumple los deseos de sus fieles (…), el Señor protege a sus amigos (…). Mi boca proclamará la alabanza del Señor: que todos los vivientes bendigan su santo nombre, desde ahora y para siempre” (Sal. 145 (144), 13, 19, 20, 21 ).

Gustavo Agín y Gaspar Fernández Pérez, SCJ

 


 

regola-sp.jpg

2. LA REGLA DE LOS GESUITAS 

 

nef1302-05.jpg
 San Ignacio de Loyola

Los reglamentos de Hasparrén, capaces de animar la piedad de un grupo de misioneros, se manifestaban cada vez más insuficientes a medida que el P. Garicoits compartió con sus discípulos el ideal de una vida propiamente religiosa, tal como la había concebido en sus Ejercicios de Toulouse en 1832. El autor de La Vida de san Miguel Garicoïts, el P. Bourdenne, describe así esos primeros tiempos de la comunidad:
“ El P. Garicoitz había recibido del P. Leblanc un ejemplar del Thesaurus de los Jesuitas. Fue impresionado de tal forma pon la buena ordenación de este código ascético, que como quería conocer mejor la obra de San Ignacio, estudió también tas Constituciones de la Compañía. Su impresión no fue menos feliz. Poco tiempo después, distribuía a cada uno de sus sacerdotes un ejemplar del Thesaurus  y de las Constituciones. Mientras esperaba poder  prescribirles la letra, trataba de impregnarles de ese espíritu”.
Así  pasaron  los  años 1836  y 1837.  Bajo la influencia del Fundador,  la joven comunidad entró perfectamente en el molde de estas nuevas reglas:
“En 1838, continúa el biógrafo, estos reglamentos habían pasado ya de tal manera a las costumbres de la comunidad que et. P. Garicoits pidió a Mons. Lacroix, que acababa de ser nombrado Obispo de Bayona, que tuviera a bien sancionarlas, para que desde entonces tuvieran fuerza de ley”.   (Bourdenne, 3a. Edic. pag. 363)
El Obispo dio su aprobaci6n en estos términos: “Imprégnense bien del espíritu de este compendio de las Constituciones y observenlas mientras esperan las reglas  que les serán dadas conforme a las citadas constituciones. 6 de Septiembre de 1838.”
Esta Regla, mucho más rica que la de Hasparren, compren día los 52 artículos del Sumario de los Jesuitas y los 49 artículos de las Reglas comunes de la Compañía, excepto algunos párrafos que se habían tachado porque no convenían a la pequeña sociedad.
El texto asi corregido se nos ha conservado en un cuaderno del P. CASSOU, que muri6 de forma prematura el 2 de Noviembre de 1846. El mismo cuaderno nos ofrece otro documento de gran importancia. El P. Garicoits no se contentó con las pequeñas supresiones practicadas al texto jesuita para adaptarlo a Betharram. Lo hizo preceder de un manifiesto compuesto por el mismo y que expresaba lo que había de más profundo en su alma y que estaba destinado a orientar la interpretación betharramita de estas reglas. Este texto capital nos hace conocer mejor que cualquier otro el “carisma” del Fundador:

Dios ha tenido a bien hacerse amar y, siendo como éramos nosotros enemigos suyos, nos ha amado tanto que nos ha enviado a su Hijo Único: nos lo ha dado como incentivo que nos rinda al amor divino, modelo que nos muestre las reglas del amor, y como medio para alcanzar el amor divino: “El Hijo de Dios se ha hecho carne”.
En el momento de entrar en el mundo, animado por el Espíritu de su Padre, se entregó a todos sus designios sobre Él y se colocó en el lugar de todas las víctimas: “No quisiste, dijo, sacrificios ni ofrendas, pero me has preparado un cuerpo (el original dice: me lo apropiaste); no te complaciste en holocaustos ni en sacrificios por el pecado: entonces yo exclamé: “¡Aquí estoy, Oh Dios, para cumplir tu voluntad!”.
Comenzó su carrera con este gesto magnífico, que será definitivo. Desde ese momento permaneció siempre en estado de víctima, anonadado ante Dios, sin actuar nunca por sí mismo sino por el Espíritu de Dios, entregado permanentemente a los mandatos de Dios para sufrir y hacer lo que Él dispusiera: Exinanivit semetipsum, factus obediens usque ad mortem, mortem autem crucis.
Así nos ha amado Dios. Así, Jesucristo, Señor y Creador nuestro, se ha convertido en incentivo inefable para el corazón, en modelo perfecto y en auxilio soberano; los hombres, en cambio, ¡están como témpanos ante Dios! Y hasta entre los sacerdotes, ¡hay tan pocos que digan, a ejemplo del divino Maestro: “Aquí estamos… Ita, Pater…!”
Ante ese espectáculo prodigioso, los sacerdotes de Betharram se han sentido arrastrados a consagrarse por entero mediante los votos, a la imitación de Jesús, anonadado y obediente, y a la tarea de lograr para los demás una dicha semejante, bajo la protección de María, la bien dispuesta para todo lo que Dios quería y la siempre sumisa, a todo lo que Dios hacía.
Tienen como patronos a San Miguel  y a San Ignacio de Loyola.

De los tres párrafos que contiene este manifiesto, el primero expresa el fin y el hecho de la Encarnación del Verbo - a lo que se tiene que ajustar la Congregación; el segundo (2,3 y 4), el ideal y las disposiciones de Cristo - propuesto como modelo - y el tercero, (5), el ideal y las disposiciones de los sacerdotes de Betharram, calcados sobre los de Cristo.
Todavía no se trata propiamente del Sagrado Corazón; pero uno encuentra ahí todo el contenido que el santo pondrá pronto bajo ese vocablo. Pasa lo mismo con el ecce ancilla, sin ser mencionado expresamente, está implícitamente incluido ahí, puesto que nos muestra a Maria “ la siempre dispuesta a  todo lo que Dios quería, y la siempre sumisa a todo  lo que Dios hacía.”
Esta fue la segunda regla de la Congregación.

Pierre Duvigneau, SCJ

Acciones de Documento

« Agosto 2022 »
Agosto
LuMaMiJuViDo
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Nef

Nef logo portletNEF, NOTICIAS EN FAMILIA

Nef es el boletín oficial de la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram.
La redacción es responsabilidad del Consejo General.

Para leer la NEF puede consultar la sección correspondiente del portal, que también contiene el archivo de los últimos años.

Aquí abajo, los tres últimos números publicados ...